La Secuoya...
El Ser Vivo Más Grande del Planeta

Por Miguel Herrero Uceda
Corresponsal en España

hu@nexo.es


España


   Estas coníferas gigantes tuvieron su apogeo durante el cretáceo, hace 100 millones de años y desde entonces su área de extensión no ha dejado de reducirse. En la actualidad sólo existen dos especies de secuoya, que se encuentran en pequeñas zonas de California.

   La primera que se descubrió fue la secuoya común (Sequoia sempervirens) en una estrecha franja montañosa y húmeda junto a la costa californiana. El árbol está cubierto por una corteza rojiza, por lo que es conocido en inglés como Coast Redwood (secuoya o árbol de madera roja costera). Pueden alcanzar la colosal altura de 110 metros en sus ochocientos años de vida. Constituye una especie de gran importancia económica.

La proeza de lograr la altura que alcanza la gigante y majestuosa secuoya me parece un increíble equilibrio de fuerzas. A pesar de su potencia y grandeza, sus hojas son pequeñas, no mayores que la uña de un dedo, y la forma del contorno del árbol es realmente muy simple.

(Joan Tower)

   La compositora norteamericana Joan Tower tradujo estos conceptos al lenguaje musical, creando un vigoroso poema sinfónico, de estilo impresionista, titulado "Secuoya".

   En 1841, en el bosque de la zona denominada Calaveras se encontró otra secuoya de mayor talla, la secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum o Sequoia gigantea) que es la especie de más alta de entre todos los árboles. Estos gigantes viven en un área localizada en las ladera de Sierra Nevada, también en California. Esta especie puede llegar a los 145 metros de altura, son mucho más longevos que las otras secuoyas. Hay ejemplares en los que se ha calculado una edad entre 2000 y 3000 años.

   En su aspecto general ambas especies son bastantes similares, aunque la forma de las hojas difieren bastante, las del gigante son como pequeñas escamas, mientras que las otras son acículas dispuestas en doble hilera. El crecimiento de estos árboles es rápido en sus primeros años, relenteciéndose a medida que pasa el tiempo, pero como son tan longevos, la altura que puede alcanzar es gigantesca. Su forma es piramidal, con el tronco principal muy marcado, completamente vertical y como todas las taxodiáceas, con un engrosamiento característico al contacto de la tierra.

   Desde que se propuso la teoría de la evolución y se descubrieron especies fósiles que ningún hombre había visto, se había soñado encontrar un lugar remoto y apartado donde estos seres todavía viviesen, como "El mundo perdido" escrito por Conan Doyle. En 1941, cuando toda la comunidad científica consideraba a la metasecuoya (Metasequoia glyptostroboides) como una de las muchas especies fósiles extintas desde hacía muchos millones de años, el naturalista T. Kahn notifica haber encontrado un ejemplar vivo, junto a un monasterio chino, en un lugar escondido de la cuenca alta del río Amarillo, perdido en el centro de Asia. Los paleobotánicos la conocían por los restos fósiles de esta especie distribuidos en amplias zonas de Asia y Norteamérica de la época de cretáceo, la edad dorada de las secuoyas. Se trata de un árbol de la misma familia de las secuoyas y tan parecido a la secuoya común, que en principio se le clasificó como perteneciente al mismo género.

Acuarela de Antonio Herrero Uceda

   En 1948 la expedición de E. D. Merrill y Chaney rastrean toda la región buscando nuevos fósiles vivientes, hallando unas pocas poblaciones de metasecuoyas que se habían preservado de la extinción. Comprobaron que efectivamente es la misma especie que la de los registros fósiles y que curiosamente se trata de un árbol hoja caduca. Estos investigadores enviaron semillas a jardines botánicos de todo el mundo, donde actualmente siguen ganando altura.

   Poco años después, otra zona de secuoyas gigantes se constituyó en parque natural, ante el peligro de que volviese a ocurrir lo mismo que Yosemite. En 1890 se declara el "Sequoia National Park", el segundo espacio natural protegido más antiguo de EE.UU. para conservar el legado de los seres vivos más grandes del planeta. Por deferencia hacia el Gobierno de la Unión, los árboles más grandes recibieron el nombre de los principales militares unionistas, son los llamados "General Sherman" y "General Grant", el primer y el segundo árbol más alto del planeta, con una de circunferencia en el tronco de más 30 metros, medidos a la altura de una persona.


   En la California del siglo XIX, la riqueza forestal de la secoya gigante atrajo a una serie de individuos que se instalaron en el valle de Yosemite. Se dedicaron a convertirlo en un lucrativo negocio, alquilando vivienda a leñadores que quisieran cortar, como "deporte", los árboles más altos del mundo. Por fortuna un grupo de personas alertadas por estos abusos se trasladaron a Washington. Mientras el país se desangraba en una cruenta guerra civil, consiguieron que el Presidente de la Unión se interesara por la conservación de estos grandiosos árboles en una época marcada por la fuerza de los explosivos.

   En 1864 se creó el primer espacio natural protegido del mundo, el parque de Yosemite. En la acta de constitución del parque explícitamente se indicaba que todos los ciudadanos podían libremente visitar el parque, respetando a la naturaleza y permitiendo su conservación para futuras generaciones, conceptos nuevos en la sociedad decimonónica.

   Siguiendo los pasos de sus hermanos mayores y con bastantes años de diferencia, se ha logrado también proteger la zona costera de las secuoyas comunes, creándose el "Redwood National Park". Gracias a las secuoyas se vio la necesidad de que existieran leyes que protegieran a la naturaleza y crear áreas donde no se permitan ninguna alteración del paisaje y del entorno natural. En la actualidad, aparecen unos conos de secuoya gigantes en las insignias del personal de los parques naturales de todas las zonas de EE.UU., en recuerdo del origen de la institución.

   Cuando se había logrado enterrar el hacha del leñador, apareció un nuevo peligro para estos árboles en la desarrollada América. Esta protección no evitó que se tallara un túnel para el tráfico rodado en una secuoya del parque en 1895, la razón que se expuso fue que existía otro túnel anterior conocido como Wawona Tunnel Tree que atravesaba otro árbol y seguía vivo, pero este paso en los meses de nieve no permitía el tráfico, por lo que los cuidadores de la conservación del parque no encontraron mejor solución que perforar otro árbol monumental, para que otro túnel garantizase la comunicación durante todo el año. Estuvo abierto hasta 1930, que se procedió al cierre del tráfico rodado.

   En el invierno de 1968-69, el histórico árbol Wawona se derrumbó, sin duda el túnel lo había envejecido prematuramente. Con el culto al automóvil en la sociedad americana, se mantuvo una guerra entre conservacionistas y el espíritu americano del beneficio y las estadísticas, que cifran el número de visitantes de estos parques en millones de personas. La última batalla se libró en 1993, cuando se cerró al tráfico el último túnel en un árbol. Hasta entonces se podía atravesar las entrañas de estos grandiosos seres vivos con los agresivos vehículos urbanos. Esperemos que los responsables de cuidado y conservación de estos parques de secuoyas se fijen en su insignia y no permitan que una dudosa atracción pública, rayana a lo circense, acabe con las vida de los mayores seres vivos de nuestro planeta.

   La historia del nombre del árbol comienza en Taskigi, en lo que hoy es el estado de Tennessee. Hacia 1760 nació quien sería el jefe indio cheroqui llamado Sik-wa-yi o Secuoya. Este hombre comparó el nivel de desarrollo de su pueblo con los nuevos colonos y concluyó que necesitaban disponer de un lenguaje escrito para que su comunidad pudiera progresar. Él mismo ideó un sistema de escritura, creando un alfabeto silábico, en el que algunos signos están basados en el alfabeto usado en inglés, pero como él no sabía leer ni escribir en dicho idioma, asignó a cada símbolo un sonido arbitrario, como por ejemplo a la H le dio el valor de ni y a la A el de go. Junto con otros símbolos inventados por él formó un alfabeto de 200 signos silábicos, más tarde lo simplificaría a solo 85 símbolos. Esta es la escritura que siguen utilizando el pueblo cheroqui para publicar libros y periódicos.

   Los árboles gigantescos recibieron el nombre de Secuoya por la amplitud de mente de quién tanto ayudó a mejorar la calidad de vida y el respeto a su pueblo. Sin embargo, detrás de esta aparente cordialidad hacia la población amerindia, surge una duda razonable sobre la siniestra intencionalidad de esta denominación. El inventor del alfabeto jamás vio ningún árbol secuoya. Cuanto menos, resulta sospechoso que se acordaran de un jefe indio de un pueblo que vivía a 4.000 Km de distancia, para nombrar a estos árboles de porte tan majestuoso. Sin duda, se deseaba identificar las zonas vírgenes de California con los cheroquis, para que, llegado el momento, tuvieran menos problemas en obligarles a vivir en estas alejadas tierras.

   Las intenciones de los gobernantes estaban claras: frente al moderno Ejército norteamericano, poco podían hacer los cheroquis, para hacer valer sus derechos. En el invierno de 1838, 20.000 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares hacia la nueva zona asignada, en lo que hoy es Oklahoma, a medio camino de California, teniendo que realizar una cruel travesía, que aún el pueblo cheroqui lo recuerda como "la marcha de las lágrimas", muriendo 4.000 personas en el camino, víctimas de la intransigencia de una sociedad egoísta que se negaba a reconocer sus derechos como personas humanas. Ha pasado ya siglo y medio desde aquellos tristes tiempos.

   En la actualidad el nombre de secuoya sigue expandiéndose, uniendo las etnias que conforman Norteamérica, como es el caso del "Sequoia High School" de California, uno de los campus más extensos y hermosos del oeste, construido en estilo renacimiento español. En el escudo de esta importante institución académica, aparece en el centro un gigantesco árbol secuoya, debajo del cual está escrita la palabra amerindia "unaliyi", que significa lugar de amigos. @




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!