Argentina Nuclear

Argentina

El Cobalto...
De la Naturaleza a la Industria





   El cobalto (Co) es un metal que está presente en la naturaleza y se lo obtiene de la misma manera que otros metales, tales como el hierro, el cobre o el estaño. El cobalto natural es un elemento muy utilizado en la industria, particularmente en la siderúrgica. Uno de sus aplicaciones más habituales consiste en combinarlo con hierro (junto a otros elementos) a fin de obtener un acero de mayor resistencia.


   En la actividad nuclear el cobalto cumple varias funciones. Una de ellas consiste en efectuar una regulación fina de la reacción nuclear que se produce en el interior del Reactor Nuclear Embalse. Para tal fin se utiliza cobalto natural, con un número atómico de 59, el cual, a medida que va cumpliendo su función de estabilización dentro del reactor, se va convirtiendo en cobalto 60, es decir que deja de ser cobalto natural para convertirse en cobalto radiactivo. La utilización de este elemento en el reactor de Embalse cumple ese doble objetivo, estabilizar el reactor y producir cobalto 60, un elemento radiactivo de gran utilidad y valor económico.

   Los materiales radiactivos en general -entre ellos el cobalto 60- tienen un gran valor comercial debido a una característica que consiste en que estos materiales buscan permanentemente el camino de regreso a la estabilidad. Esta es un característica única, dado otros materiales, que podrían resultar contaminantes para el medio ambiente si no se los trata adecuadamente, se mantienen como tales por el resto de sus vidas (por ejemplo el plástico o el petróleo).

   Durante ese lapso de "vida", en que los materiales radiactivos mantienen su condición y buscan el regreso a la estabilidad, irradian energías de gran valor y múltiples aplicaciones. Según el material varía el tipo de energía liberada, algunos emiten partículas alfa, partículas beta o radiación gamma. La mayoría combina estas tres opciones, pero algunos presentan formas puras, uno de ellos es el cobalto 60 que libera casi exclusivamente radiación gamma. Los materiales radiactivos, de vida media y corta (horas, días, semanas y meses) y de energías bajas, se utilizan tanto en medicina como en la industria.

   El cobalto 60 tiene una vida media de 5 años, en ese período llega a la mitad de su poder -el poder o actividad se mide en una unidad que se denomina Becquerel (Bq)-, en otros cinco años llega a la mitad de la mitad, y en 10 períodos, es decir 50 años, llega a cero. La liberación de energía gamma, que es radiación electromagnética, convierte al cobalto 60 en una fuente de emisión similar al sol, sólo que más concentrada e intensa.

   La radiación electromagnética se utiliza, entre otras aplicaciones, para esterilizar, proceso que se denomina radioesterilización o esterilización por radiaciones ionizantes.

   En el Centro Atómico Ezeiza funciona, desde 1971, una Planta de Irradiación. Allí se esterilizan materiales biomédicos, tales como cánulas, instrumentos quirúrgicos, jeringas, guantes y otros elementos que tomarán contacto con el interior del cuerpo humano, así como piel, hueso y tejidos para cirugía reconstructiva, también se esterilizan alimentos (por ejemplo tubérculos, ajos y cebollas para inhibir su brotación y retardar su descomposición), especias, humus para crear estratos de suelo estéril, se esterilizan insectos y se irradian colmenares para exterminar plagas, entre otras aplicaciones.

   Allí también funciona la Planta de Producción de Fuentes de Cobalto donde se transforma el material radiactivo -que llega desde Embalse- en un producto comercial apto para su utilización con fines biomédicos e industriales. El cobalto 60, en forma de lápices, se transporta por tierra desde Córdoba, en contenedores preparados especialmente para tal fin. En dicha Planta se corta los lápices y se los encapsula dentro de varias cubiertas de acero, que se sueldan adecuadamente para evitar filtraciones del contenido radiactivo y la consecuente contaminación del entorno, a pesar de ello la radiación electromagnética logra atravesar dichas cubiertas con la dosis necesaria para actuar como fuente radiactiva.

   Una vez que las fuentes de cobalto están preparadas y calibradas, se las destina tanto a las bombas de cobalto utilizadas para la radioterapia en el tratamiento del cáncer como a la irradiación con fines industriales como la que se realiza en la planta del Centro Atómico Ezeiza. @




Argentina Nuclear

Publicación bimestral editada por
Editorial Nueva Ciencia S.R.L.

Sarmiento 1562 - 7º Of. 2, 2º Cuerpo
(1042) Buenos Aires, Argentina
Telefax: (54 11) 4381-3966 / 4382-1981

ednuci@rcc.com.ar




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!