Los Plaguicidas de la Bananera
les han Robado la Alegría de la Vida


Lenta y Dolorosa Agonía


Por Blas Julio
Diario El Siglo de Panamá
Enviado especial a Chiriquí
info@elsiglo.com


Panamá


   Trabajadores de la Chiriquí Land Compani exigen justicia. El Defensor del Pueblo, la única esperanza en medio de tanta angustia.

   En un informe sobre el caso la Defensoría del Pueblo, establece que los afectados en su queja manifiestan que la compañia Chiriquí Land Compani, utiliza plaguicidas prohibidos como Bravo 500, Mocap, Masalil, Mertec, Alumbre, Ditanic, Formalina, Órgano Fosforado, Durvan y Dobruno Cloro Propano de forma irresponsable.

   Asimismo, afirman que el uso de estos productos está causando a los trabajadores enfermedades respiratorias, dermatológicas, cardiacas, estomacales y lo que consideran más grave: la esterilidad y el nacimiento de niños discapacitados.

   Los recurrentes solicitan que la Compañía los indemnice y el ministerio de Salud regule la utilización de estos plaguicidas.

   El 24 de agosto de 1998 el Defensor del Pueblo, le envió una carta al Ministro Desarrollo Agropecuario Carlos Sousa Lennox, para que le remitiera en un plazo de 8 días hábiles un informe detallado con relación a las actuaciones de la institución a su cargo en cuanto a la situación por la cual pasan los obreros bananeros de la chiriquí Land Compani.

   Sousa Lennox, el 25 de noviembre de 1998 le responde al Ombudsman, que en las giras de fiscalización e inspección realizadas por Oficiales Nacionales de Agroquímicos del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, en las instalaciones y campo de la Compañía Chiriquí Land Compani en Bocas del Toro, no se encontró en bodegas y en campo, productos de uso en la agricultura sin registro.

   Pero a pesar de las explicaciones del Ministro de Desarrollo Agropecuario, los obreros bananeros no dejan de asegurar que expertos en la materia les han informado que sí están afectados por los plaguicidas especialmente por el CLORO PROPANO (conocido como DBCP).


Toxidad Crónica

   Una investigación efectuada por el Dr. Italo Antinori Bolaños, con el apoyo y orientación de expertos en Costa Rica, establece que la mayoría de los estudios realizados sobre los efectos adversos por la aplicación del DBCP se han dirigido a establecer los efectos en el sistema reproductor masculino. Algunas de éstas, han conducido evaluaciones sobre la morfología y la función testicular en trabajadores expuestos, realizando espermiogramas, biopsias testiculares y de las hormonas folículo estimulante.

   Un trabajador bananero de la Compañia Chiriquí Land Compani, muestra el efecto criminal que los plaguicidas han dejado sobre sus manos. Como observaran las manos van perdiendo la piel.

   En dicha investigación se ha demostrado que la esterilidad fue una de las primeras y más claras asociaciones relacionadas con la incidencia del DBCP, no obstante en los estudios realizados sobre el particular considera que la determinación de la afección y el daño a la salud de los trabajadores no debe limitarse a la oligospermia según el número de espermatozoides reportados en los análisis, sino que en la exposición de este producto pudo haber tenido otras consecuencias en la salud y la vida de las personas afectadas.


Costa Rica Confirmó Daño a la Salud

   En 1988 el Gobierno de la República de Costa Rica, comprueba que los plaguicidas que se utilizan en las bananeras representan un verdadero atentado en contra de los derechos humanos de los humildes obreros de las bananeras y de inmediato se pronuncia considerando que el nematicida tóxico 1.2 dibrono, el cloro propano o DBCP, utilizado en ese país durante muchos años, ha traído como consecuencia a la salud de trabajadores agrícolas costarricenses, por lo que se prohibía su uso en esa nación porque atentaba contra la vida de humildes obreros.

   Costa Rica, informa a la ciudadanía que el principal daño ocasionado por la exposición del tóxico es la ATROFÍA TESTICULAR, que causa la esterilidad irreversible, ademas de otros daños como impotencia sexual y severas repercusiones psicológicas y sociales.

   Y advierte el Gobierno de Costa Rica, que de conformidad con estudios de laboratorios , existe la posibilidad de que las secuelas de la exposición al tóxico trascienda a mujeres y niños y que muchos de los afectados padezcan de enferemedades terminales como consecuencia de ello.

   Agrega como información al expediente que producto de la situación se realiza un juicio en el Estado de Texas - Estados Unidos, que culminó en el año 1992 con un acuerdo entre partes en el que las compañías demandadas indemnizaron aproximadamente a mil trabajadores costarricenses estériles.


Panamá Reaciona Tarde

   En Panamá, el plaguicida cloropropano o DBCP fue prohibido en 1997, y ahora los efectos de ese criminal producto son terribles al punto que causa terror ver a los afectados mostrar las llagas y otras secuelas y gritar que quieren justicia.

   El Defensor del Pueblo, Doctor Antinori-Bolaños, ha emprendido la lucha por hacerle justicia a los trabajadores del banano de la Compañía Chiriquí Land Compani, y a prometido traer expertos en la materia para que en el terreno evalúen la situación y buscar una forma para que a estas personas se les pague como debe ser por el daño causado.

   Y de esta forma queda comprobado que en Panamá, se violan flagrantemente los derechos humanos. @



Noticia tomada del diario El Siglo, Edición del viernes 16 de julio de 1999, página 21 y 22.



  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!