El Puma
El Gran León Americano


Por Multimedios Ambiente Ecológico
fauna@ambiente-ecologico.com



Nombre Científico:   Felis concolor  
Nombre Vulgar:   Puma; León Americano  
Clase:   Mammalia  
Orden:   Carnívora  
Familia:   Felidae  


Distribución:

   El puma, o león americano, como otras familias de felinos tienen una distribución en casi toda América. Se lo puede ubicar desde el sur de Canadá hasta casi llegando al extremo austral patagónico. Aunque sus primos, como lo son, los tigres, leones, panteras y yaguares, entre otros, habitan desde los lugares tropicales hasta el Círculo Ártico. En muchos casos, ocupan el lugar de las mascotas, sofisticadas, pero mascotas al fin.

   El puma habita una extensa área, especialmente las zonas selváticas amazónicas y las boscosas y montañosas del oeste del continente americano.


Dimensiones:

   De casi 120 cm de largo, 65 de alzada y una cola de 60 lo convierte en el mayor carnicero de América.


Descripción:

   Ocupa el lugar más alto en la cadena alimenticia. Como otros gatos de similar tamaño su alimentación es variada y cambia de acuerdo a las zonas que habita. Caza pequeños y medianos animales. Su poderosa fuerza y su elástico cuerpo le permite ser el cazador con más posibilidades de conseguir su sustento. Se mimetiza como todo felino con el entorno logrando excelentes resultados.

   Con el incremento de la población humana, su singular enemigo, sus hábitats se fueron reduciendo. En casi todos los lugares que se extinguió, el hombre fue el único culpable, tanto por la matanza directa o por haber destruido el ecosistema. Acusado por diezmar sus ganados menores y mayores, son masacrados o confinados a lugares recónditos y casi inalcanzables.

   A su dieta basada en monos, venados, ñandues, guanacos, etc, se le debe agregar algunas aves y peces que pesca en ríos y arroyos de aguas pocas profundas. Los vegetales también están incluidos en ella al igual que las lagartijas y los pájaros. La carne que consume se limita a los 3 a 4 kg diarios. No acostumbra como otros felinos a enterrar los restos de comida, abandonándola una vez satisfecho su apetito. Esa acción, hace que muchos animales carroñeros o los que no tengan la posibilidad de caza, se beneficien y se vean provistos de alimento asiduamente. Es muy larga la lista de animales en esas condiiciones que ven al puma como su benefactor, por lo tanto, siguen los rastros de éstos, aunque a prudente distancia para no convertirse en sus víctimas.

   Como todo gato, prima en él también el menor esfuerzo. Cuando el alimento escasea en sus dominios, sale de cacería a zonas más expuestas. La proliferación de la cría de ovejas en la Patagonia, de las llamas en el Altiplano y de los vacunos en los bosques nativos deforestados y la Pampa húmeda, produjo en los pumas una nueva metodología de caza. Atacando por sorpresa embiste al ganado y detiene a la víctima de la única forma que sabe hacerlo: con su poderosa mandíbula muerde la garganta del animal y la presiona con fuerza. Se detiene recién al notar que le produjo la muerte por asfixia, o por lo menos, que ésta se encuentra a punto de expirar.

   La facilidad y el tipo de alimento que le produce ese tipo de cacería, puede producir en el puma cambios radicales de sustento, uno de ellos es que se cebe y continue matando al ganado. Esa actividad causa malestar e irrita a los ganaderos que los persiguen, en algunos casos, hasta el exterminio. Para solucionar ese inconveniente, desde hace varios años en la Patagonia se está experimentado con un método, aunque cruento, se trataría de eliminar a los pumas cebados en forma selectiva. A las ovejas más viejas, que siempre son las más rezagadas y las presas más fáciles, se les coloca un collar con un veneno especial. Cuando el puma cebado ataca, ingiere ese tóxico -que es de rápida degradación en el interior del animal- produciéndole la muerte en forma inmediata. Este tóxico, por su rápida degradación, no afecta la cadena alimenticia, especialmente en la primer etapa, como es la de los carroñeros.

   Su estampa magestuosa y su sigiloso andar lo coloca dentro de la categoría de "animales simpáticos". Es rápido para saltar y trepar a los árboles, desde donde acecha a muchas de sus víctimas. Su musculoso cuerpo y sus características particulares lo coloca en el podio de los campeones. No en vano se lo denomina el "Rey de los animales americanos".

   Los que viven en la Cordillera aprendieron a conocer una convivencia tácita que se suele dar entre el puma y las grandes aves como el cóndor, puesto que lo que deja el primero, es aprovechado por el segundo. Una forma de detectar la presencia del puma en una zona determinada, es ver la cantidad de aves carroñeras revoloteando en número no habitual.

   Sus patas delanteras se caracterizan por tener cinco dedos mientras que en las traseras sólo cuatro. Las uñas son retráctiles y las saca cuando ataca a sus presas o adopta una posición de defensa. Con una cabeza diminuta en proporción a su cuerpo, los huesos craneanos de gran fortaleza, le representan una cierta seguridad en sus peleas o cacerías. Tiene cuatro colmillos grandes y dientes incisivos más pequeños, eso le permite asestar a sus presas los mortales golpes que lo caracteriza. Una vez que tomó a su víctima por el cuello es muy difícil evadirse a semejante y mortal presión.

   Por ser un animal solitario, solamente se relaciona con sus congéneres en la época de apareamiento. El período de cortejo ronda los 20 días y es prácticamente el tiempo que está en pareja. El celo se produce al igual que los demás felinos en cualquier época del año. Su gestación dura entre los 96 a 98 días. Pueden nacer entre dos a cuatro cachorros de 25 a 30 cm de largo. Estos cachorros, con manchas que los identifican, nacen con los ojos cerrados que abren recien después del noveno día de vida. Esas manchas, producto del pelo manchado con dibujos irregulares, se irán perdiendo con el tiempo hasta convertirse en un color uniforme de tonos rojizos, los que están cercanos al Ecuador, pero que se van apagando a medida que se acerca su hábitat a los extremos norte y sur del continente.

   Los pumas marcan su territorio con orina y heces en lugares elevados, rocas o troncos. Es común ver en éstos últimos las marcas de sus garras, como todo gato, afilándolas. Es respetuoso del territorio de los otros pumas. Cuando se superponen dos territorios, prefiere evitar la defensa del mismo si es necesario una confrontación, y tiene una especie de prioridad el que llegó primero. Mientras éste caza, el que llegó después espera pacientemente su turno.



CUENTO
El Puma Yagüá

   Cuenta un relato guaraní, que un cachorro de puma que había quedado huérfano porque unos cazadores aborígenes asesinaron a sus padres; fue criado a escondidas por Luna, la hija del jefe de la tribu Chichiguay. Con el tiempo, este cachorro creció y se convirtió en un magestuoso animal. Ya no era posible ocultarlo y pasó a formar parte de toda la comunidad.

   La relación entre el puma y la princesa se fue convirtiendo en algo tan estrecho que, donde iba ella, él la acompañaba y cuidaba de los posibles peligros. Compartían los juegos y descansos. El puma, como excelente cazador, proveía la mayor parte de los alimentos que se consumían en la aldea Chichiguay.

   Cuando una tribu vecina y enemiga ancestral, los Queraguay, resolvió atacarlos por sorpresa durante la noche, Luna, al igual que los demás, estaba entregada al descanso pero fue despertada por el felino que emitía enormes y aterradores rugidos.

   Para cuando los guerreros Chichiguay tomaron sus armas y se prestaron a dar batalla contra los invasores, el puma, ya había atacado y puesto en fuga a la mayor parte de ellos. El resto, con el temor del ataque producido por ese gran gato, fue tomado prisionero o muerto por los defensores.

   Pasado el tiempo, "Yagüá", como se lo había bautizado, ocupó un lugar proponderante en la aldea. Los niños jugaban con él. Las mujeres podían ir tranquilas al interior de la selva a recoger los frutos que eran parte de su dieta, porque eran custodiados siempre por Yagüá. Ni la poderosa anaconda se animaba a molestar a algún integrante de la comunidad Chichiguay.

   Los Queraguay, que habían escapado en esa última batalla, unieron sus fuerzas con sus otros ancestrales enemigos: Los Quitiguay. Estos últimos, aunque siempre fueron neutrales entre las contiendas Chichiguay-Queraguay, formaron parte de esa alianza y atacaron en conjunto a los Chichiguay.

   Sabían de antemano que, el arma más poderosa que disponían los Chichiguay era a Yagüá. La estrategia que debían utilizar era fundamentalmente, matar al puma.

   Nuevamente, con la traicionera cobertura de las sombras nocturnas, los guerreros Queraguay y sus aliados Quitiguay, atacaron la aldea Chichiguay. Yagüá, como siempre, estaba en una sigilosa vigilancia de la aldea. Los atacantes se dirigieron en dos grupos fuertemente armados. Unos a la choza de la princesa Luna a la que tomaron y quisieron llevarla prisionera, y los otros, formaron una barrera de lanzas y flechas entre Yagüá y la princesita.

   El puma atacó valientemente a los secuestradores de su amiga. Destrozó con sus grandes y afiladas garras los cuerpos de sus enemigos. Trituró con sus enormes colmillos muchos cuellos y cabezas.

   Pero en el fragor de la lucha, fue lanceado muchas veces por los atacantes. Las flechas colgaban a montones de su esbelto y fornido cuerpo. Los dardos, embebidos en "curaré", que le fueron arrojados, comenzaban a hacer su efecto. En un final esfuerzo, Yagüá, destrozó al último de los enemigos. La princesa Luna había sido salvada.

   Herido y moribundo, se despidió de Luna y de los demás integrantes de la tribu Chichiguay con un enorme rugido. En él, expresaba a todos los integrantes de la selva, tanto humanos como animales que, debían respetar para siempre a la comunidad Chichiguay.

   Se dirigío al río acompañado por Luna, se despidió en la orilla de ella y penetró en las aguas.

   Dice la leyenda que en honor a tan valeroso Puma, esas transparentes aguas, se convirtieron del color de su magestuosa piel. Hoy el río es "del color del León" conocido como el Río de la Plata. Mirándolo, siempre recordaremos a Yagüá... "el inmortal".




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!