La Producción Sustentable
No es Irremediablemente Costosa


Ing. Juan Nicolás
Faña Batista

Corresponsal en República Dominicana
j.n.fana@codetel.net.do
Grupo Hidro-ecológico Nacional, Inc. (G.H.e.N)


República Dominicana



   En el transcurso del seminario-taller sobre los "Consejos Nacionales para el Desarrollo Sostenible y sus Equivalentes en la Region del Caribe", se han emitido conceptos que, según nuestra particular apreciación, están en contradicción con lo que debería ser el objetivo básico de cualquier institución que se denomine "...para el Desarrollo Sostenible"; pues visualizan muy graciosa e ingenuamente la situación actual de los recursos naturales potencialmente renovables en nuestro país, y por otro lado desincentivan la producción industrial limpia, es decir, el Desarrollo Industrial Ecológicamente Sostenible (ver "El Siglo" 2 y 4 de febrero '99, páginas 8 y 11, respectivamente).

   Elogiar "los Avances de República Dominicana en los Planes para el Desarrollo Sostenible", es lo mismo que no reconocer que para alcanzar un nivel laudatorio, dichos planes deben contemplar, entre cosas lo que sigue: estar en el punto de inflección en que dejan de ser planes y se convierten en realidades objetivas, tener un sistema estable de áreas protegidas y parques nacionales, cuya vigencia no dependa de intereses particulares, ni de un simple decreto, poseer un conjunto de reglas de juego clara y fuertemente establecidas mediante una institución de autoridad no ambigua, apoyada en una ley de protección ambiental y calidad de vida.

   También, la armonía entre las políticas ambientales y las socio-económicas, servicios públicos eficientes y oportunos, penalización municipal del delito ecológico, politicas claras de desarrollo industrial, turístico e inmobiliario, expresadas en reglas y leyes que deba aceptar y cumplir toda nueva empresa, complejo turístico o urbanizador. Además; tener definido y ejecutar (contínua-no exporádicamente) un proceso de monitoreo, modelado, determinación de índices de calidad, prevención, control y mitigación de la contaminación del aire, del agua y suelos.

   Todo esto implica el involucramiento garantizado y la responsabilidad de los ciudadanos en general (y no de un grupito complaciente) en las labores de gestión ambiental, a fin de resguardar la igualdad de oportunidades para los individuos y sus organizaciones representativas, sin lo cual el desarrollo sostenible no es posible.

   Es innegable: hemos avanzado, pero todavía falta mucho para el elogio...

   El aspecto central que motiva estas ideas, es la afirmación categórica que califica de costosa, a la producción sustentable. Es cierto que "los países desarrollados no tuvieron en cuenta la protección del ambiente durante todo su proceso de desarrollo y crecimiento; y ahora nosotros (en vías de desarrollo) tenemos barreras en una serie de artículos, porque estos contaminan, dañan o le pueden causar efectos negativos a los mismos países desarrollados". Sin embargo, ello no justifica que nos crucemos de brazos y no comencemos a conjugar los verbos: recuperar, reducir, reusar, reciclar, controlar, mitigar, disminuir y evitar la contaminación de cualquier clase; a la espera de que esas potencias, en señal de dependencia incalificable, nos digan lo que tenemos que hacer, como tenemos que hacer y además nos presten el dinero para hacerlo.

   Lo que está en juego no es sólo su supervivencia biológica, sino también la nuestra !!!

   Creemos que promover el concepto de que "...la inversión para producir con sustentabilidad es altísima", o que "descontaminar un río o eliminar toda la contaminación que las industrias producen... tiene un costo elevado que nuestros países no están en capacidad de hacerle frente", es minimizar las aptitudes y fortalezas de los pueblos centroamericanos y caribeños.

   Ciertamente, hay procesos de descontaminación que son costosos, pero también los hay en que lo que más nos cuesta es lograr un cambio en nuestra propia conducta; además, siempre ha sido mejor y más económico evitar, que tener que remediar; por lo que deberiamos preferir los procesos de prevención antes que los de control. inclusive hay procesos, tales como los de recuperación de materia prima que se bota junto al agua residual y los de análisis del ciclo de vida del producto, con los que el empresario puede disminuir el costo de los productos terminados y lograr mayores ganancias.

   En consecuencia, consideramos que no hay que descartar de plano la ayuda internacional racionalizada, pero que hay cosas que podemos y debemos hacer ya, por nuestro bien y el bienestar de los que heredaran todo lo bueno y lo malo que hoy sembremos; entre las cuales sugerimos:

   * No más asentamientos en riberas de ríos y procura de re-ubicación de los existentes
   * Apoyo a la investigación y a la educación ambiental
   * No más industrias, hoteles, urbanizaciones, zonas francas sin plantas de tratamiento
   * No más carreteras y mega-proyectos sin evaluación de impacto ambiental
   * Financiamiento con bonos ambientales negociables, a industrias establecidas que deseen producción limpia
   * Promoción de colaboración entre sectores ambientales oficial y no oficial, sin celos ni desconfianzas
   * Establecimiento de correspondencia entre entes contaminantes y cargas socio-económicas correspondientes
   * Adopción de resoluciones ambientales municipales conforme con "Proyecto Ghen de Eco-desarrollo Municipal"
   * Bonificación estatal para promotores de letrinas ecológicas
   * Instauración de certificados de derecho a "medio corte" (siembras de 50% frutales + 50% forestales)
   * Involucramiento total de Fuerzas Armadas en Programas de Reforestacion a largo plazo
   * Menos publicidad ambiental oficial y más acción (sin helicópteros, ni cámaras, ni yipetas, ni mirones...)
   * Protección de las márgenes de los ríos (100 metros en zonas urbanas y 500 en zonas rurales)
   * No más amenazas y si mucha concientización
   * Aplicación de evaluaciones rápidas de la contaminación ambiental en todas las empresas, fines de censo
   * Aplicación de auditorías de reducción de desechos y oportunidades económicamente atractivas.
   * etcétera.




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!