¿Cómo se Hace una Evaluacion de Impacto Ambiental?
Por Lic. Alberto M. Bertona
amberto@cvtci.com.ar


Argentina



   Ya nos hemos referido en los anteriores artículos a la información básica que debemos recabar y a la metodología a aplicar para la elaboración de una evaluación o estudio de impacto ambiental, según el objeto de análisis.

   Hemos definido las necesidades de saber QUÉ se va a hacer o se hace actualmente, el CÓMO y el DÓNDE.

   Definidos estos tres puntos básicos y realizadas las respectivas investigaciones de campo, mediciones, recopilación de información y análisis de la misma, investigación y definición de las acciones principales del proyecto o emprendimiento, contamos con un suficiente conjunto de datos, antecedentes y evaluaciones como para pasar a la parte mas "consultada" de una E.I.A.: la matriz de impacto.

   ¿Para qué sirve la matriz de impacto? Dependiendo del diversas características: si se trata de un estudio o una evaluación, si es un estudio de proyecto de inversión o si es una modificación a un proyecto o a un determinado proceso, y otras.

   Existen varios métodos que se intentan aplicar como estándares para todos los estudios o evaluaciones de impacto, pero generalmente al intentar realizar esto, en la mayoría de los casos nos encontramos con tantas dificultades al intentar esta adaptación de esas matrices "standard" que finalmente casi obtenemos una nueva matriz que difiere sustancialmente de la original.

   Es por ello que la base de las matrices puede resultar muy similar en varios tipos de matrices, pero sus contenidos son diferentes en el mayor porcentaje. Métodos o matrices de evaluación que pueden mencionarse son, por ejemplo, el sistema de Batelle-Columbus.

   Las matrices, por más que presenten un común denominador de base, en general cada una de ellas es diferente a la otra. Esto principalmente sucede ya que cada matriz se realiza sobre la base de un objeto de estudio diferente en cada caso, presentando una matriz especifica para ese objetivo.

   Lo que puede decirse es que, a grandes rasgos, las matrices presentan dos componentes principales que son la base de casi todas las metodología: analizar por un lado las ACCIONES del proyecto o del emprendimiento, que generalmente se colocan en las COLUMNAS de la matriz, y por el otro, las VARIABLES AMBIENTALES o COMPONENTES AMBIENTALES seleccionadas en el estudio como aquellas más representativas del ambiente donde se aplicará el proyecto o dónde se desarrolla el mismo, que se colocan en las FILAS.

   Definidos estos dos grandes grupos, tenemos por lo tanto una serie de cuadrículas que relacionan las acciones con los componentes ambientales.






   Bien, ¿qué se coloca en cada una de las cuadrículas? Existen varias opciones, según el grado de detalle y de orientación del estudio.

   Si el trabajo es simplemente la IDENTIFICACIÓN de los impactos ambientales, en las cuadrículas se colocará si la VARIABLE (n) se ve o no afectada por la ACCIÓN (n), a través de una marca en la casilla.

   La resultante será una MATRIZ DE IDENTIFICACIÓN, muy simple, fácilmente legible, de elaboración sencilla y de rápida identificación de los impactos, pero los mismos carecen tanto de una CUALIFICACIÓN como de una CUANTIFICACIÓN. Esto significa que todos los impactos establecidos en la matriz poseen las mismas cualidades, es decir, todos se presentan a un mismo nivel.

   Y esto no es la realidad. Conformada esta matriz de identificación, es una tarea casi obvia y obligatoria avanzar para analizar más en profundidad esos impactos identificados. Para ello debemos otorgarle atributos a los mismos, es decir, definirle cualidades, que a modo de ejemplo algunos pueden ser:


   Una aclaración respecto al SIGNO: no todas las escuelas o líneas de investigación consideran que un impacto pueda ser positivo, y la mayoría que directamente los impactos son negativos - hasta la palabra misma posee un tono como "perjudicial" - pero esta tendencia está cambiando.

   El autor entiende que existen acciones que pueden resultar beneficiosas para el ambiente o para algunos componentes ambientales, por lo que el signo del impacto debe ser positivo. Ahora, ¿no es qué realizamos una Evaluación de Impacto Ambiental para ver lo "malo"?. Si, en cierto modo es verdad, pero si consideráramos solamente los impactos negativos prácticamente no existirían los proyectos, ya que todos conllevan al menos una acción negativa.

   La visión global del estudio y un correcto análisis posterior es lo que determina los costos y los beneficios de un emprendimiento. Y no sólo la cantidad de impactos positivos o negativos son los determinantes de realizar o no un proyecto o de permitir o no la continuidad de un emprendimiento, sino que se deben analizar dentro de un contexto de PESO de los impactos, tanto de los positivos como de los negativos. Si los negativos son más que los positivos, pero en PESO son de menor valor, se invierte el resultado de la lectura del estudio.

   Volviendo a la cualificación, cada una de estas cualidades a su vez tiene una subclasificación, en algunos casos pueden ser tales como ALTA, MEDIA o BAJA u otros definidos especialmente. Esta determinación de las cualificaciones es parte de la decisión personal y subjetiva del evaluador o del equipo, por lo que no existe una norma tácita para limitar la cantidad de estas cualificaciones. Así pueden agregarse otras tales como Medio Alto, Medio Bajo, Muy bajo, etc.

   Nos encontramos entonces con que de la simple cuadrícula que relacionaba los Componentes Ambientales con las Acciones, ahora tenemos una variedad de cualificaciones de los impactos.






   A partir de esto, resta completar cada cuadrícula con los valores cualitativos que identifiquemos a través del estudio, otorgándole a cada impacto su SIGNO (si es positivo o negativo), su MAGNITUD (si es alto, medio o bajo), su ALCANCE (si es restringido, local o global) y su PERSISTENCIA (corto, mediano o largo).

   Las cualificaciones mencionadas son meramente ejemplos, pudiéndose cambiar, ampliar o eliminar los mismos de acuerdo al tipo y características de cada estudio.

   A esta nueva matriz podemos asignarle un nombre tal como MATRIZ CUALITATIVA, y que da una idea más profunda de las características de los impactos identificados.

   La realización de la MATRIZ DE IDENTIFICACIÓN generalmente es una actividad interna del equipo de trabajo. Mostrar ambas matrices es una tarea que no enriquece el estudio, ya que al elaborar directamente la MATRIZ CUALITATIVA estamos obviamente completando una matriz de identificación de mayor grado de detalle.

   Un paso posterior con esta Matriz Cualitativa es trasladar esos valores cualitativos a un valor cuantitativo. Esta tarea no es sencilla. Ya comentamos que cada una de los componentes ambientales no posee el mismo peso o nivel en la matriz, y al mismo tiempo no todas las acciones son de igual valor.

   ¿Qué queremos decir con esto? Muy simple, tomemos el caso del componente ambiental AGUA, ¿cuáles podrían ser una acción que se relacione en cuanto a impacto con ella? el más claro sería DESCARGA DE EFLUENTES.

   Tomemos otro componente tal como AIRE, y aquí podremos encontrar que varias acciones muy generales que pueden determinarse como representativas de cualquier proyecto o emprendimiento tendrán relación con dicho factor, tales como PROCESOS (por los ruidos generados), MOVIMIENTO DE VEHÍCULOS (también por ruidos y por contaminantes atmosféricos), DESCARGA DE EFLUENTES GASEOSOS (por los gases emitidos) y otros.

   Vemos de esta manera que para la relación del componente AGUA con las acciones encontramos sólo UNA acción que la afecta, sin embargo para el AIRE tenemos al menos TRES acciones que intervienen en la relación.

   Esto es lo que encontramos: Componentes ambientales de diferente nivel y acciones de diferente nivel.

   Cuando queremos intentar realizar alguna relación matemática para darle un valor numérico a los impactos, el objetivo principal es responder dos preguntas principales:



¿Cuáles son los factores ambientales más afectados?
¿Cuáles son las acciones más incidentes sobre el ambiente?

   Si a los valores CUALITATIVOS que mencionáramos antes les otorgamos un valor CUANTITATIVO - p.e. ALTO=3; MEDIO=2 y BAJO=1 - estamos finalmente obteniendo un valor numérico de ese impacto.

   Si procedemos de igual manera con el resto de las características cualitativas obtendremos varios valores numéricos. Veamos un ejemplo:

   Suponiendo que para un estudio decidimos que los impactos serán CUALIFICADOS con CUATRO VALORES, a saber:


SIGNO: POSITIVO o NEGATIVO
MAGNITUD: ALTA, MEDIA o BAJA
ALCANCE: GLOBAL, LOCAL o RESTRINGIDO
PERSISTENCIA: ALTA, MEDIA o BAJA


   Ahora, sin considerar al SIGNO, que solamente determina si el impacto es positivo o negativo sobre el ambiente, al resto de las cualificaciones le asignamos un valor numérico:

   Bien, analicemos un caso supuesto de una cuadrícula en que determinamos la relación de una ACCIÓN (n) sobre un COMPONENTE AMBIENTAL (x):






¿Qué significa lo que completamos?

   Que el impacto es POSITIVO, que posee una MAGNITUD ALTA de intervención sobre el COMPONENTE AMBIENTAL "a", que presenta un ALCANCE LOCAL y que persistirá en el tiempo por un periodo no muy largo, por lo que estimamos BAJA su PERSISTENCIA.

   Si en base a la tabla mencionada de valores cualitativos, realizamos los cambios apropiados, encontramos lo siguiente:






   Tenemos entonces que la ACCIÓN (n) sobre el COMPONENTE AMBIENTAL (a), el impacto producido es caracterizable como:

   +ALB (las primeras letras de cada cualificación) o que numéricamente tenemos un valor de +321 (reemplazando las letras por los números)

   Ese valor +321 no es un número entero, sino que es una ASOCIACIÓN de los valores cualitativos individuales.

   Si realizamos un ejemplo considerando tres o cuatro variables y un número igual en cuanto a acciones, e inventamos los valores de impacto, obtendremos diferentes asociaciones numéricas que de alguna forma nos están indicando algo.

   ¿Qué hacer luego?, bien, aquí entran en juego una serie de artilugios matemáticos que es necesario realizar para relacionar esos números que hemos obtenido. Como dijimos al principio, no es lo mismo si obtenemos, por ejemplo, el número que obtuvimos +321, si surge en la cuadrícula que relacione variables de diferente "peso" con acciones de diferente "peso".

   Si se ensaya eligiendo tres componentes ambientales de diferente peso con tres acciones también de diferente peso, les colocamos los valores cuali y cuantitativos y comparamos los mismos, nos daremos cuenta de qué es lo que estamos tratando de explicar.

   Esta descripción quizás (obviamente, digamos) resulta engorrosa. Pero si realizamos ese ejercicio de "inventar" una pequeña matriz como mencionamos antes, se podrá apreciar las diferencias en valores similares.

   Hemos intentado explicar cómo se hace una evaluación de impacto ambiental. No es una tarea sencilla hacerlo en tres artículos y quedan algunos puntos quizás más complejos que podrán ser contestados a través de otra nota o como consultas particulares. Espero haber completado una visión general que les permita saber de qué hablamos cuando nos referimos a una Evaluación de Impacto Ambiental.




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!