Efectos Nocivos Provocados por el Uso de Plaguicidas en la Fauna Silvestre de México y sus Consecuencias Ecológicas Por MVZ Antonio Ramírez Chávez
laud2000@yahoo.com
faunasilvestre@yahoo.com

MVZ. Alina Mijangos López
alinamij@yahoo.com
Cátedra de Fauna y Flora silvestre
UNAM Cuautitlán.
Teléfono 015 6231825
Fax 015 8701802.


México



Introducción

   México es junto con Brasil, Colombia, R.D. Congo, China, Indonesia, Australia y Madagascar uno de los países más ricos en especies de plantas y animales, por lo que pertenece a las naciones llamadas Megadiversas, ya que entre ellas albergan al 60% de todas las especies vivientes del planeta (Mittermeir y Goettsch). Se considera que esta riqueza biológica de México es debida a la confluencia de dos regiones biogeográficas, neártica y neotropica al igual que a la compleja topografía y la variedad de climas del territorio las cuales en suma permiten el desarrollo de especies únicas para estas zonas (endémicas).1,2,3,13

   México posee entre el 10 y el 15% de la fauna y flora del mundo, aloja la mayor diversidad de reptiles en el mundo (717 especies), ocupa el cuarto lugar mundial en anfibios (295 especies), el segundo lugar en mamíferos (500 especies), el décimo primero en aves (1,150 especies), y posiblemente el cuarto lugar en angiospermas (plantas con flor) cerca de 25,000 especies; en cuanto al número de especies de invertebrados, biólogos especialistas afirman que en el país aún faltan por conocerse a la gran mayoría de la especies. México tiene más plantas y aves que Estados Unidos de Norte América y Canadá, países que suman 10 veces más territorio que el nuestro1,3,13

   México es conocido como una de las zonas críticas (hotspots) más amenazadas debido a la destrucción de los ecosistemas incontrolada que ha sufrido en las 2 últimas décadas".

Pérdida de la Biodiversidad

   Actualmente el 70% del territorio nacional sufre algún grado de desertificación. Más del 50% de la cubierta vegetal del país se ha perdido, lo que ha provocado una disminución drástica del hábitat.

   El avance de la frontera agrícola y ganadera, la FALTA DE EDUCACIÓN **, las formas irracionales de EXPLOTACIÓN agropecuaria y forestal, la introducción de especies exóticas, el tráfico ilegal, la expansión de la mancha urbana, la CONTAMINACIÓN del suelo, aire y agua, las prácticas cinegéticas irresponsables, son varias de las causas que ponen en peligro la sobrevivencia de una gran variedad de especies animales y vegetales silvestres3 ** Bernardo Villa R. comunicación personal sep. 1997

   La diversidad se refiere a la composición, en número y proporción, de las formas vivas de la naturaleza. De la biodiversidad dependen muchos aspectos de nuestra vida. La producción de oxígeno, la capacidad productiva de los suelos y la conservación del agua las cuales están íntimamente ligados al mantenimiento de la diversidad biológica1,2,3,13

   Un sistema ecológico está integrado por factores bióticos y abióticos, que dan al mismo una serie de características especiales que lo hacen único. Dentro de los factores abiótícos tenemos a la energía lumínica que es la que da el impulso para que comience a circular la energía a través de los sistemas biológicos; la energía solar es la que marca las características ambientales junto con la orografía del lugar; parte fundamental de estos factores son las características fisicoquímicas del sustrato que son las que permiten la aparición y manutención de los productores primarios6,7,10,12.

   De los factores bióticos tenemos en la base a los productores primarios, los cuales convierten a la energía lumínica con la presencia de elementos inorgánicos a elementos orgánicos utilizables por todos los miembros de una compleja red trófica.

   La energía y la materia son elementos que SIEMPRE circulan dentro de los ecosistemas; la manera de circular de estos elementos es en forma de ciclos de elementos como son el del Nitrógeno, Carbono, Agua entre otros, que son de vital importancia. De la misma forma que circulan estos elementos, otros pueden integrarse en éstos ciclos vitales, y así llegar a todos los niveles de organización biológica; estos elementos que se integran pueden ser benéficos, inocuos o PERJUDICIALES 7,10,12.

   Un ecosistema es sumamente complejo y depende de una gran variedad de interacciones entre especies, el menor deterioro en los niveles tróficos más bajos del mismo puede tener serias consecuencias en los niveles tróficos más altos23; las alteraciones pueden no afectar directamente a las especies animales, pero pueden alterar los elementos abióticos del mismo, lo que trae como consecuencia que se rompa la Homeostasis del ecosistema y seguramente alterar la supervivencia, densidad de población, diversidad y reproducción.

¿Qué son los plaguicidas y para que se utilizan?

   Es todo producto químico destinado a luchar contra los parásitos animales o vegetales que atacan a los cultivos o a la producción de animales para abasto humano; la producción agropecuaria es invariablemente afectada por elementos naturales Incontrolables por el hombre; se estima que más del 28% de las cosechas no llegan a materializarse por efecto de las plagas y enfermedades a pesar del esfuerzo humano por contener a estos organismos 4,5,8,11,17,18,19,20 que provocan daños a los productos destinados para consumo humano se les llama comúnmente plagas, comprende a organismos que incluyen virus, bacterias, protozoarios, hongos, nemátodos, invertebrados (crustáceos, hexápodos, arácnidos, entre otros) hasta vertebrados que incluyen aves y mamíferos.

   El controlar estas plagas sugiere una menor pérdida en la producción agropecuaria, que si no se hiciera podría significar en algunos casos la pérdida total de las cosechas o de las explotaciones pecuarias. Los productos químicos utilizados en el control de las especies conocidas como plagas se clasifican por las especies a las que afectan19.

INSECTICIDAS - Atacan insectos (pulgones, minadores, taladradores, chupadores, cochinillas, etc).
ACARICIDAS - Combaten araña roja, ácaros en general.
NEMATICIDA - Nemátodos.
MOLUSCOCIDAS - Destinados a exterminar caracoles y babosas.
RODENTICIDAS - Ratas, ratones y topillos.
FUNGICIDAS o ANTICRIPTOGÁMICOS - Contra hongos parásitos causantes de enfermedades en los cultivos (podredumbres, royas).
ANTIBIÓTICOS DE USO AGRÍCOLA - Bacteriosis propias de los cultivos.
DESINFECTANTES - Contra nemátodos, insectos, hongos, malas hierbas etc.
HERBICIDAS - Malas hierbas.
REPELENTES - Alejan los insectos dañinos.
ATRAYENTES - Atraen hacia un cebo.
ESTERILIZANTES - Provocan la infertilidad de huevos y puestas en los insectos, o inhiben completamente el mecanismo sexual.

Utilización de Medios Químicos Contra las Plagas

   La respuesta de 38 países en desarrollo a un cuestionario enviado por la FAO, indicaban un consumo total en 1973 de 162.000 toneladas métricas de plaguicidas. Esto representaba un aumento anual del 23% desde 1971, mientras que los aumentos futuros en esos países se estimaron en un 10% aproximadamente al año, siendo esta cifra más baja consecuencia principalmente del aumento de los costos.6

   La FAO presta asistencia a varios países en desarrollo en el establecimiento y administración de planes para el registro y control oficial de la introducción y uso de p!aguicidas. Recientemente se han reconstituido los grupos estatutarios de expertos que asesoran respecto al control oficial de los plaguicidas, la presencia de residuos en los alimentos, los efectos en el medio y el desarrollo de la resistencia de las plagas a los plaguicidas6,8,11,17,20

   El exceso de dependencia de los plaguicidas, particularmente en algunos países desarrollados con sistemas de cultivo intensivo, ha dado lugar a considerables problemas, entre ellos el desarrollo de variedades de plagas resistentes a los productos químicos utilizados para su control, la destrucción de los enemigos naturales de las plagas, la expansión de las poblaciones de especies que antes no se consideraban plagas, la presencia de residuos indeseables y otros efectos ambientales perjudiciales.6,17,20

   El control de las especies llamadas plagas, es necesario para permitir a la industria agropecuaria obtener el máximo rendimiento de sus cultivos o explotaciones, bajo el criterio de un costo - beneficio económico y ecológico saludable4. El control integrado de las plagas implica el establecimiento de varias vías:

   La industria de Plaguicidas es permanente foco de atención y muchas veces, blanco de ataque maximizándose sus efectos negativos y minimizándose los positivos, llegándose en algunas ocasiones a dogmatizar sobre el particular y tratar de influir decisiones legales, radicales en extremo.

   En las siguientes líneas trataremos de ser objetivos, mencionando los efectos nocivos que provocan al ambiente, pero, sin perder de vista los grandes beneficios obtenidos por la utilización de los mismos4.

Clasificación Química de los Plaguicidas

Organoclorados

   Se consideran insecticidas organoclorados, los compuestos que tienen las siguientes características:

  1. Orgánicos con cloro en la molécula.
  2. Estructura cíclica.
  3. Liposolubles.
  4. Acumulativos en el organismo (más de tres meses) y en la cadena alimenticia.
  5. Persistentes en el ambiente.
  6. Se puede excretar en leche.

Endrin
Dieldrín
Aldrín
Lindano
Hexaelorociclohexano
Heptacloro
Diclorodifeniltricloroetano (DDT)
Metoxicloro*
Clordano
Toxafeno

Entre otros menos tóxicos

   Algunos compuestos organoclorados se acumulan en el organismo, generalmente sin causar efecto nocivo aparente. La mayor parte de los compuestos organoclorados persisten en el ambiente y afectan la vida silvestre. Por estas razones, se están utilizando menos en países desarrollados20.

Mecanismo de Acción

   Actúa por Interferencia o inhibición de la enzima ATPasa que regula los iones de Ca++ de la membrana celular impidiendo así el rápido retorno al estado de equilibrio de la membrana nerviosa.

   El equilibrio Na - K en la membrana, depende de la concentración de iones Ca++ en la misma, de la cual son un constituyente de gran importancia. La enzima ATP-asa, produce la hidrólisis del ATP que pasa a ADP, el cual es capaz de capturar iones Ca++ y fijarlos en las proteínas portadoras de Calcio existentes en la membrana. Si se interfiere la acción de esta ATP-asa, no se forma el complejo ADP-CA y no se transporta el mismo a la membrana. Esta disminución de Ca en la membrana produce síntomas de hiperestimulación los cuales se agravan al disminuir la concentración de iones Ca++ en tanto que se aminoran si aumenta su concentración.19

Organofosforados

   Estos son menos persistentes en el ambiente y no se acumulan en el organismo, pero su toxicidad aguda es mayor en la actualidad han desplazado a los organoclorados.

Dimetón
Paratión
Metilparatión
Fentión
Diazinón
Diclorvós
Fenitritión
Triclorfón
Dimetoato
Malatión

  1. Son en su mayoría esteres, anudas u otros derivados simples de los ácidos fosfórico o tiofosfórico.
  2. La mayoría se utilizan como insecticidas de contacto.
  3. Se usan como insecticidas sistemáticos en la protección de las plantas (Dimeton, dimetoato, mipafos).
  4. Los compuestos de este grupo se absorben por la planta, permaneciendo en forma soluble y activa en la sabia, ofreciendo así protección contra las plagas de insectos chupadores como los áfidos (pulgones).
  5. Triclorfón, Cumafós, crufomato son menos tóxicos y se utilizan en animales contra los ectoparásitos.
  6. Algunos compuestos de este tipo se usan como antihelmínticos y rodenticidas.

Mecanismo de Acción

   Los derivados organofosforados, actúan como inhibidores de la colinesterasa presentándose como sustitutos de la acetil colina, y a ello se debe su acción tóxica. El complejo formado por el inhibidor y la acetilcolinesterasa es más estable y menos hidrosoluble que el formado por acetilcolina-acetilcolinesterasa por lo mismo se mantiene el estimulo nervioso (contracción muscular)15,'6,18,21,14.

   Se pueden generar cuadros crónicos por otros organofosforados, los cuales se manifiestan después de 8 o 14 días, provocando la parálisis de las extremidades y en especial del tren posterior. Las causas de esta neurotoxicidad nada tienen que ver con la actividad auticolinesterasa y parecen ser debidas a la acción sobre otra esterasa, la neurotoxi-esterasa, cuya actividad quedaría inhibida por el derivado fosfórico16,18,21,14.

Carbamatos

   Es un grupo más pequeño de plaguicidas utilizados y es derivado del Ácido Carbámico que está estrechamente emparentado con la urea.

  1. Herbicidas, fungicidas e insecticidas.
  2. Algunos son herbicidas pero no insecticidas y viceversa.
  3. Se caracterizan por se selectivos: pequeñas modificaciones en su estructura, hacen que el producto sea activo contra unas especies de insectos y no sobre otras17.

Aldicarb
Carbofurán
Carbámico
Metomil
Propoxur
Carbariloa
Carbofuran
Dimetilan
Promicide

  1. Estos compuestos se postula que no se acumulan en el organismo y no son persistentes en el ambiente, pero tienen poca especificidad.
  2. Inestable ante la presencia de luz y aire.

Mecanismo de Acción

   Su acción es similar al de los organofosforados, ya que inhibe la acción de la enzima colinesterasa que se encuentra en la placa motora.

Piretroides

   Las piretrinas son insecticidas de origen vegetal principalmente extraídas del crisantemo (Chrysanteman cinaerefolium).

Resmetrina
Bioresmetrina
Aletrina
Deltametrina (Decametrina)
Cipermetrina
Permetrina
Fenvalerato

Mecanismo de Acción

   Actúan sobre el sistema nervioso central, produciendo hiperexitación y parálisis con pérdida de coordinación, convulsiones, postración y muerte. Al parecer afectan los nervios motores aunque no se tiene muy clara la manera en que lo hacen4.

Fumigantes

   Los fumigantes son plaguicidas que actúan en forma de gases o vapores, aunque pueden ser comercializados en forma líquida o sólida. Se usan principalmente para proteger a los productos almacenados del ataque de insectos, ácaros y roedores. Bromuro de metilo
Dibromoetileno
Díbromocloropropano
Dicioropropano + Dicloropropeno
Fosfuro de calcio o de aluminio

  1. Todos los fumigantes se absorben rápidamente por la vía respiratoria y por la piel.
  2. Penetran a través de muchos equipos protectores, inclusive los de goma (por ej. cianuro de calcio, guantes, respirador y overol).
  3. Para el tratamiento del suelo contra nemátodos, se utiliza el bromuro de metilo, el dibromoetileno, etc.

Bipiridilos

   Los compuestos derivados del bipiridilo son generalmente usados como herbicidas.

Diquat.
Paracuat.

  1. Son altamente tóxicos, especialmente por vía oral,
  2. Se absorbe por piel.
  3. Al ser ingeridos produce después de varios días, daño pulmonar irreversible que puede llevar a la fibrosis y a la muerte.

Ácidos Fenoxiacéticos

   Son herbicidas conocidos como hormonales porque actúan como hormonas vegetales en las plantas.

Ácido 2,4-Dicloro-Fenoxiacético o 2,4,-D

  1. Se comercializan como sales, ésteres y aminas. Ácido 2,4,5-Tricloro-Fenoxiacético o 2,4,5,T
  2. Algunos de ellos son sumamente volátiles.
  3. El 2,4,5-T presenta una impureza extremadamente tóxica; la 2,3,7,8-Tetracioro-dibenzop-dioxina, o TCDD, también conocida como Dioxina (puede generar problemas cutáneos, hepáticos y cancerígenos en el hombre aún en estudio).

Cloro y Nitrofenoles

   Los cloro y nitrofenoles pertenecen a un grupo químico totalmente diferente de los plaguicidas antes mencionados y son utilizados para evitar el ataque de hongos en la madera y como herbicidas.

   Pentaclorofenato de sodio o PCP

Organomercuriales

   Son utilizados como fungicidas para el tratamiento de semillas, por lo que el envenenamiento se puede dar en aquellos animales en engorde que se les proporciona grano contaminado y pueden clasificarse en:

Compuestos Alquilmercuriales.

Compuestos Metoxíetil y etoxietilmercúricos.

Coínpuestos Arilmercúricos

  1. Cada grupo tiene su propia toxicidad.
  2. Estos fungicidas organomercuriales han sido sustituidos en muchos países por otros compuestos de menor toxicidad como el Tiabendazol, Tiram Maneb.

Mecanismo de Acción

   Signos neurológicos acompañado de lesiones degenerativas del SNC, se presenta en cuadros agudos gastronterítis hemorrágica y falla renal con anuría o poliuria en los casos menos severos.

Rodenticidas

   Existe una gran variedad de sustancias químicas que se utilizan como rodenticidas. Estas incluyen en orden descendente de toxicidad para los humanos.

Sulfato de Talio.
Fluoracetato de sodio.
Alfa naftil tiourea ANTU (Cuadros de edema pulmonar).
Fosfuro de Zinc o aluminio (Gastro enteritis hemorrágica).
Sales de bario, especialmente carbonato.
Anticoagulantes (Derivados de warfarina y de Indandiona).


   El sulfato de talio es sumamente tóxico por lo que no se recomienda su utilización

  1. Puede producir lesiones agudas gastroenteritis, cuadro convulsivo.
  2. Crónicas lesiones cutáneas (alopecia).

Daños Provocados al Ambiente por Plaguicidas

   La aplicación de plaguicidas en los suelos, provoca literalmente un envenenamiento del mismo11,12,17, esta aplicación de químicos afecta adversamente la capacidad de microorganismos y otros organismos del suelo encargados de reintegrar los elementos a los diferentes ciclos biológicos (C, N, H2O) lo cuál corta de manera tajante la circulación y reciclación de diferentes sustancias benéficas para el ecosistema.

   Algunas pruebas realizadas en la ex-Unión Soviética12 demostraron que los procesos de descomposición asociados a la conversión orgánica y el ciclo de los nutrientes puede modifícarse mediante la aplicación de productos químicos al suelo; el estudio indicó que la composta vegetal tratada perdió tan sólo una sexta parte de su peso en relación con muestras no tratadas, debido a que la mermada población de organismos del suelo resultaba incapaz de llevar a cabo la natural descomposición de la materia orgánica.

   La disminución de las poblaciones indica que la mayor parte de dichos organismos resulta gravemente afectadas. En los casos en que no se advierte ningún efecto adverso directo (el efecto del DDT y de otros plaguicidas sobre las lombrices de tierra constituye un ejemplo)22, los resultados nocivos pueden manifestarse en los consumidores secundarios, tales como algunas aves.

   Si bien es cierto que las lombrices de tierra son inmunes incluso a concentraciones relativamente elevadas de los productos mencionados anteriormente, no lo es menos que, a su vez, almacenan y transfieren el efecto nocivo del DDT, la relación del contenido de plaguicidas en las lombrices y en el suelo alcanza proporciones de 40:110,11,12,22

   Los desechos y subproductos de los plaguicidas son y serán cada vez más abundantes en los principales ciclos ecológicos7,11,12,22, esto debido a las características químicas de los productos, fisicoquímicas del suelo, a la forma de aplicación entre otras causas. Existe el argumento de que los plaguicidas no resultan peligrosos en las concentraciones actuales para los consumidores situados en los niveles más bajos de la cadena alimenticia, pero, que sucede con los otros consumidores que se encuentran en niveles superiores de la pirámide alimenticia.

   La concentración de plaguicidas por mencionar algunos productos químicos tiende a incrementarse a medida que se asciende en la pirámide alimenticia debido a que ciertas sustancias son almacenadas en los tejidos de los consumidores, que a su vez pueden ser presa de un nuevo predador. Además se sabe que la biomasa total utilizable como alimento desciende a medida que se asciende en la pirámide.

   Cualquier material particularmente resistente o acumulable puede persistir lo suficiente para ser transferido a un nivel superior en altas concentraciones por unidad de biomasa. Las especies que se encuentran en los niveles superiores de la pirámide trófica o alimenticia son particularmente vulnerables a este tipo de “ampliación trófica o BIOACUMULACIÓN" 4,5,6,8,9,11,12,18,19,20,23

   Es indudable que el efecto del DDT acelera la extinción de una gran variedad de aves, entre las que se encuentran las rapaces, las cáscaras de los huevos de las aves se adelgazan hasta el punto de hacer imposible su incubación. 7,10,12,7,3

   Otro de los grandes daños provocados al ambiente por este tipo de plaguicidas es el de adquisición de resistencia de las plagas a los químicos utilizados, lo cual provoca que cada vez se utilicen cantidades mayores de los químicos en el ambiente; sumado a los daños antes mencionados, esta el de que el uso de estos químicos da como consecuencia la aparición de otra plaga que no existía, lo cual sea quizá lo más sorprendente de estos productos, esto puede deberse a que los tóxicos destruyen a gran parte de las especies parásitas de las plagas y/o a sus depredadores naturales (Ecología y estudio de la diversidad).4,5,7,10,12,19,23

Movimiento de Plaguicidas en el Ambiente

   Se listan algunas de las fuentes de contaminación ambiental por plaguicidas. La agricultura usa (68%) domina el consumo del plaguicida total; otras fuentes incluyen industrial y comercial (17%), hogar y jardín (8%). 23

   La fuente de contaminación ambiental por plaguicidas incluye:

   La fuente principal de contaminación del agua, aparte de la aplicación directa de riego, es de los campos y las praderas de pastoreo. Esta fuente de contaminación puede resultar en concentraciones altas en el agua y puede causar toxicidad aguda. El transporte atmosférico de plaguicidas puede ocurrir por corrientes aéreas, volatilización del sitio donde se aplicó, o por erosión del viento y formación de polvo. Este tipo de transporte ha resultado en contaminación global por DDT .

   La estabilidad del plaguicida y otras propiedades físicas determinarán el riesgo para las especies animales. El transporte aéreo de plaguicidas es un problema muy complejo que se afecta por las propiedades físico químicas, al igual que la partícula a la cual se adsorbe el plaguicida. La volatilización de un químico se debe a la presión del vapor y se afecta por varios parámetros ambientes4,23.

   Se han desarrollado varios modelos matemáticos que permiten predecir el transporte, destino, movilidad y disposición de los químicos en los sistemas acuáticos y terrestres; éstos son designados para mejorar la comprensión de parámetros involucrados en el destino de un químico y para predecir los niveles de exposición para los organismos en un determinado espacio y tiempo. Los modelos son herramientas valiosas y se van refinando cada día más para mejorar la estimación en las cadencias de entrada, transporte y degradación de un químico en aire, tierra, agua y biota23.

   La contaminación del agua por plaguicidas, no ocurre normalmente a menos que el área que se esté tratando deje filtrar fácilmente el tóxico (tierras arenosas) o se inyecte directamente en suministros del agua. La adsorción por partículas orgánicas es el mecanismo principal para quitar los químicos de una solución. Esto ocurre por interacción iónica principalmente con materiales arcillosos o por partición dentro de la materia oirgánica del suelo.

   Un estudio llevado a cabo por la Sección de protección del ambiente en New Jersey, mostró que las contaminaciones por plaguicidas en mantos friáticos raramente ocurren. La excepción estaba en pozos cercanos a plantas arsenicales y/ o pozos aledaños a hogares contaminados por productos contra termitas. Ha habido casos en Florida New York y California en que algunos plaguicidas aplicados a bosques de cítricos y en campos de papa han alcanzado los mantos friáticos. Los carbamatos, se aplican a la tierra para matar nemátodos e insectos. Es un plaguicida muy efectivo pero muy tóxico para los humanos y filtra fácilmente hacia los mantos friáticos. Este plaguicida ha sido detectado en los mantos ftiáticos de 11 estados a una concentración que excede 11 partes por billon.

   La mayoría de estas áreas tienen suelo de tipo arenoso y el plaguicida no es removido por las fuerzas iónicas o rompiéndose dentro del material orgánico23.

   Los plaguicidas pueden entrar al ambiente por medio de los desechos industriales y puede alcanzar niveles muy altos río abajo y en las desembocaduras. La solubilidad de un plaguicida en el agua, puede ser alterada por pH por presencia de sales disueltas, material orgánico, y temperatura. Los mismos parámetros pueden modificar la toxicidad de un plaguicida para una especie animal. Ejemplos de plaguicidas que pueden alcanzar altos niveles incluyen el DDT, toxapheno, kepone, y 2,3,7,8-tetrachlorodibenzo-p-dioxina. Si los componentes se liberan dentro del agua, la cual contenga alto contenido en sedimentos, estos pueden adsorberse en los últimos y precipitarse hacia el fondo22,23.

   Los plaguicidas o sus metabolitos que son estables y persistentes y relativamente lipofílicos, son los compuestos que causan mayor preocupación. La idea de que un plaguicida adsorbido en el sedimento no puede dañar a los animales acuáticos es incorrecto. La adsorción del químico y su separación [desorción] de un sedimento son factores cruciales en su biodisposición4,5,6,7,8,9,10,11,12,19,20,23.

   El sistema acuático es dinámico y presenta un intercambio continuo de plaguicidas entre la tierra, sedimento, aguas intersticiales, organismos acuáticos, y la interfase agua-aire. Los plaguicidas que son persistentes, y no sufren degradación rápida, ponen en riesgo a la fauna silvestre7,10,12,23.

   La estructura química del plaguicida determina su estabilidad y persistencia en el ambiente. Como son la solubilidad en el agua; hay plaguicidas que se degradan en pocas horas y compuestos que persisten por muchos años. Después de la aplicación de un plaguicida, la pérdida inicial es rápida (disipación), seguida por una pérdida más lenta que persiste. Cuando entra Fauna Silvestre al área en una etapa temprana de aplicación del plaguicida, puede sufrir un envenenamiento agudo debido a la persistencia de plaguicidas altamente lipofílicos y se acumula en plantas oleosas y ceras, los plaguicidas se pueden almacenar en los tegumentos de las plantas, y la fauna silvestre puede estar expuesta a estos compuestos por la ingestión de sus frutos o de la planta misma. Esto también es una forma directa por la cual los compuestos pueden entrar en la red de alimentación terrestre.

   Los plaguicidas que tienen un potencial para bioconcentrase tanto en ecosistemas terrestres y acuáticos son generalmente muy lipofílicos y resistentes a la biodegradación por la acción de microorganismos así como por el metabolismo del hospedero que los almacena. Plaguicidas como el DDT, dieldrin y endrin persisten por años y son un peligro potencial para los ecosistemas acuáticos y terrestres4,5,6,7,8,10,14,16,18,19,20,21,22,23.

   Generalmente los insecticidas organoclorados son los más persistentes, la vida media de algunos de ellos son de varios años; los organofosforados y carbamatos son de duración media que va de días a meses; algunos agentes de control biológico como las feromonas e inhibidores de quitína son los menos persistentes. Kearney et al (1969) agrupó las clases de plaguicidas en tres categorías basadas en su persistencia en el ambiente. El tiempo de persistencia reportado señaló el tiempo requerido para desaparecer el material en un 75% del lugar de aplicación. En esta clasificación los plaguicidas no persistentes tienen valores entre 1 y 12 semanas, los moderadamente persistente de 1 a 18 meses y los plaguicidas persistentes de 2 a 5 años.

   Otro punto importante es de que si no sucede una intoxicación aguda en el momento de la aplicación del plaguicida no quiere decir que la fauna silvestre no este en riesgo, esto es especialmente aplicable a aquellos componentes de baja toxicidad, pero, que persisten. Este fenómeno es de características serias debido a la bioacumulación en la red alimenticia; sumado a estos efectos, estos productos son carcinogénicos y pueden afectar diferentes parámetros bioquímicos y fisiológicos. El uso y manejo inadecuado de los plaguicidas durante su almacenamiento, transporte o aplicación en el campo, conlleva al riesgo de intoxicación o de contaminación del ambiente4.

Almacenamiento de Plaguicidas en la Fauna Silvestre

   Este fenómeno obedece a las reglas que gobiernan el almacenamiento químico en los organismos. La acumulación de plaguicidas en la fauna silvestre es de vital importancia, debido a que es frecuentemente la única información de la exposición de éstas especies en diferentes lugares y poblaciones. Esta aproximación es necesaria debido a que la exposición con plaguicidas en la fauna silvestre se da de manera fortuita.

   La dificultad de monitorear los plaguicidas en la fauna silvestre es la selección de cual compuesto se debe de buscar, por ejemplo: más de 100 sustancias químicas comprendidas entre organoclorados, organofosforados y carbamatos son registrados como ingrediente activo en miles de productos utilizados como plaguicidas. Todos los factores que afectan la absorción, distribución, metabolismo y eliminación de) plaguicida determinan la cantidad de compuesto presente en la fauna silvestre (Mckim et-al 1985).

Compuestos Encontrados en la Fauna Silvestre

   Los componentes de más importancia para los biólogos23 son frecuentemente los compuestos orgánicos y los metales pesados los cuales tienen un potencial de bioacumulación elevada, lo cual afecta la sobrevivencia de las especies o poseen un peligro para la salud humana. En adición a las Propiedades fisicoquímicas de estas sustancias (las cuales afectan tu transporte), la cantidad de uso y el área en la cual se aplica son factores importantes para determinar que compuesto debe ser muestreado en la fauna silvestre; esto no debe de eliminar el monitoreo del uso grueso de plaguicidas en áreas geográficas limitadas, las cuales pueden tener o sufrir efectos agudos si se absorben dosis altas.

   El descubrimiento que insecticidas organoclorados como el DDT son altamente persistentes, bioacumulables y que pueden afectar poblaciones completas de animales silvestres han generado la restricción de su uso (Stickel 1973). Aunque ha existido la reducción en el uso de los organoclorados, estos continúan siendo utilizados y aunque en algunos países se ha prohibido su utilización, en otros países se utilizan de manera incontrolado.

   Un ejemplo de la utilización y prohibición de organoclorados se da con el halcón peregrino (Falco peregrinus) 10,12,23, esta especie tiene una migración de países como EUA en el que esta prohibido el uso del plaguicida hacia países que continúan utilizando el plaguicida; esto muestra que al estar el halcón en un país en donde no se utilice, permanecerán seguras sus poblaciones de los efectos nocivos, pero, mientras migre a otras naciones que continúan su uso, sus poblaciones permanecerán en riesgo continuo. Con el decremento en la utilización de organoclorados ha habido un aumento concomitante en el uso de organofosforados y carbamatos.

   Basados en el entendimiento del proceso de movimiento del plaguicida en el ambiente no es de sorprenderse que los componentes que resultan en un gran problema para el ambiente son los persistentes. Muchos de los efectos crónicos observados no son debidos al efecto sobre el sistema nervioso, pero, son resultado del efecto en el hígado, sistema hormonal, capacidad reproductiva y en la sobrevivencia en el recién nacido, ya que efectos sutiles sobre los patrones de comportamiento de las especies puede resultar en la muerte.

   Debido a que el almacenamiento de los plaguicidas es dependiente a la cantidad de grasas del organismo, es conveniente tomar muestras de partes que contengan depósitos grasos. Los animales adultos pueden tener relativamente bajos niveles de plaguicida y pueden no mostrar signos de intoxicación debido a que el plaguicida está almacenado en los depósitos grasos, al haber movilización de las reservas grasas para permitir el desarrollo de la gestación, puede significar la intoxicación de la madre y del producto.

   Un plaguicida puede ser encontrado en forma común en la fauna silvestre y raramente en las personas debido a la exposición constante a la que se someten las especies silvestres en los tratamientos de los campos22,23.

Daño a la Fauna Silvestre

   Como se puede predecir, el daño a la fauna silvestre varía ampliamente, dependiendo de los diferentes compuestos y dosis utilizados así como de las formas de aplicación. El mayor daño hablando de manera general ha sido hecho a los organismos acuáticos, ya sea por dosis moderadas o grandes dosis de aplicación directa al agua o por una aplicación extensiva a tierras que no son de uso agrícola. La exposición continua severa o intermitente a las descargas de industrias han sido fuentes importantes de contaminación.

   En general los insecticidas representan una gran amenaza para las especies acuáticas y las especies silvestres en general. La mayoría de los insecticidas cuando son aplicados de manera apropiada, ocasionan poco daño a la vida silvestre, por supuesto que la seguridad de estos plaguicidas bajo condiciones prácticas requieren de estudios previos para tratar de limitar al máximo los daños provocados a los animales silvestres.

   En México comenzó el uso masivo de los plaguicidas desde 19484, hablando solamente del uso de organoclorados, tenemos que en la cuenca del Río Bravo, se aplicaron entre 1948 y 1963 MÁS de 18,000 Ton. de DDT, y 3,500 Ton. de otros organoclorados. Para la comarca lagunera, durante el mismo periodo se utilizaron 22,000 Ton. de DDT y 4,000 Ton. de otros organoclorados como el aldrín, clordano y heptacloro, los cuales estaban encaminados a combatir plagas del suelo.

   Estos mismos plaguicidas se han aplicado a zonas agrícolas como Jalisco, Nayarit, Tamaulipas, Michoacán, Guanajuato, Veracruz y Chiapas, principalmente para cultivos básicos como el maíz, sorgo, arroz y papa. Como podemos notar, los sitios antes mencionados son los más ricos en cuestión de BIODIVERSIDAD en nuestro país, por lo tanto, podremos imaginarnos las consecuencias devastadoras que tuvieron y tienen el usar de manera indiscriminado los plaguicidas.

   Desafortunadamente poco es lo que se ha hecho en nuestro país por tratar de analizar los daños ocasionados a nuestra BIODIVERSIDAD por el uso de los plaguicidas; la pregunta sigue en el aire, ¿Cuantas especies animales y/o vegetales se han extinguido o están en peligro de extinguirse por culpa directa o indirecta del uso indiscriminado de los plaguicidas?...

BIBLIOGRAFÍA ...

  1. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (1997). La diversiad Biológica de México y sus amenazas.
  2. Animales en Peligro de Extinción (1 994). Guía México Desconocido . Guía No. 13 pp. 1 0.
  3. S.E.M.A.R.N.A.P. (1997). Programa de conservación de la vida silvestre y diversificación productiva en el sector rural.
  4. Asociación Mexicana de la Industria de Plaguicidas y Fertilizantes A.C. (1986). Curso de orientación para el buen uso y manejo de plaguicidas (memorias).
  5. Técnica agropecuaria aplicada a zonas tropicales (1980). Donald F. Hubbeli. Trillas
  6. Estudio FAO - Medio ambiente (1980). Los recursos naturales y el medio humano para la agricultura y la alimentación. FAO. Roma.
  7. David Gardillo H. (1995). Ecología y contaminación ambiental. Interamericana-MeGraw Hill. México (UNAM).
  8. R. Plestina (1986). Prevención, diagnóstico y tratamiento de intoxicaciones por insecticidas. OPS; OMS.
  9. OPS, OMS (1994). Las condiciones de salud en las américas. Publicación científica Nº 549. Vol. 1.
  10. Charles J. Krebs (1985). Ecología.- Estudio de la distribución y la abundancia. Harla
  11. OPS,OMS (1980). Principios y métodos para evaluar la toxicidad de las sustancias químicas. Parte 5.
  12. Clair L. Kucera (1983). El reto de la ecología. CECSA.
  13. Mexican Diversity of Fauna (1996).CEMEX.
  14. El manual Merck de Veterinaria (1 988). CENTRUM.
  15. Frimmer M (1973). Farmacología y toxicología veterinaria. Acribia.
  16. Louis S. Goodman; Alfred Gilman (1978). Bases farmacológicas de la terapéutica. Interamericana.
  17. Samuel Henao H.; German Corey 0. (1986). Plaguicidas organofosforados y carbámicos. OPS, OMS (Metepec Méx.).
  18. Salmeron de Diego J.; Salmeron de Diego J. (1977). Intoxicaciones producidas por pesticidas. Ministerio de Agricultura (España).
  19. Barberá Claudio (1989). Pesticidas agrícolas. OMEGA.
  20. OPS, OMS (1986). La prevención de riesgos en su uso, manual de adiestramiento. (Metepec - México).
  21. Humphreys D. J. (1990). Toxicologia veterinaria. Interamericana- MeGraw-Hill.
  22. Donald R. Roberts et-al (1997). DDT, Global strategies, and malaria control crisis in South America. http://www.cdc.eovlneidod/EID/vol3no3/roberts.htm
  23. Wayland J. Hayes Jr.-, Eduard R. Lallws Jr. (1991). Handbook of pesticidas toxicology. Vol 1. General Principies. Academics Press INC.



  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!