No Más
"Medio Ambiente"









Por Prof. Dr. Alejandro Rodolfo Malpartida
Director del Consejo Editorial del MAE
arm@ambiente-ecologico.com

Argentina


La unidad de estudio en Ecología, desprendida de su definición más haeckeliana, es la relación organismos-entorno. Esta ha planteado ciertos problemas respecto de la/s palabra/s que designan al segundo de los miembros de esa unidad de estudio. La dificultad fue mayor cuando, por extensión de la definición de Haeckel, se consideró la relación hombre-entorno. Así es que con el tiempo se han venido utilizando básicamente cuatro palabras de manera más o menos indistinta, para designar a todo lo que rodea a un organismo. Ellas son: Medio, ambiente, medio ambiente y entorno.


Desde hace algunos años muchos han sido los que alertaron sobre sus usos y significados. Aquí abordaremos sucintamente su etimología, la posibilidad de uso como descriptores y también sus alcances epistemológicos. Se suman a estas cuatro, los significados de circunstancia y ámbito aunque su uso no se haya popularizado dentro de los movimientos ambientalistas y ecologistas.

De las cuatro palabras antes mencionadas, el uso parece haber consagrado a la expresión "medio ambiente". Esta trae consigo una cantidad de connotaciones referidas a la problemática del impacto antrópico y ha surgido, con seguridad para reforzar un sentido que en verdad no tienen ninguna de las dos palabras que componen la frase, como veremos a continuación.


Medio

Se trata de una palabra de raíz latina medioas-are-a cuyo significado es partir por el medio, dividir en dos partes. En nuestro idioma "medio" significa intermedio, lo que está en medio. En griego es "mesos", que agrega como sentido el de "ambiguo" (De Miguel, 1929).

De acuerdo a esto la palabra medio hace lugar a un "tercer elemento" perdiéndose con ello la idea de relación (porque hay algo que está en medio). Además del anterior significado, se suele calificar al medio de acuerdo al tipo de lugar físico donde se desarrolla una actividad. Así por ejemplo, es utilizada como medio acuático, medio aéreo, e inclusive como medio interno con referencia a los procesos metabólicos y/o fisiológicos en animales superiores.


Ambiente

Esta palabra castellana deviene del latín amb: alrededor y eo: ir y es equivalente a circunstante pero en sentido activo.

Parra (1984) comenta que "ambiente" es un término que comprende el conjunto de factores exteriores a un organismo, opuestos a las características innatas o provenientes de su genotipo. Aclara por lo tanto que el término actualmente se encuentra más restringido a la Genética que a la Ecología.

Se puede decir que el término ambiente se refiere a una serie de factores como temperatura, presión atmosférica, humedad, radiación, heliofanía, fotoperíodo, entre otros.


Medio ambiente

La expresión "medio ambiente" según Parra (op.cit.) se ha dispuesto para traducir los términos environment (inglés), environnement (francés) y umwelt (alemán). Desafortunadamente, se ha generado una redundancia compuesta por dos palabras en parte sinónimas. Por otra parte, como señala este autor, cuando se habla de "medio" o de "ambiente" se señalan aspectos concretos del medio físico. Esto es así si atendemos por separado a los significados anteriores de medio y ambiente. El hecho es que con "medio ambiente" se introduce la problemática de la relación hombre-biosfera, muy cargada de connotaciones y supuestos no muy claros.

Environment se utiliza en inglés tanto para designar al espacio físico como para dar noción de ámbito de experiencia. Aunque en ese idioma surroundings significa todo lo que rodea, lo que está cerca de un lugar, condiciones que pueden afectar a un individuo (Hornby et al., 1973), la palabra environment es la más utilizada en estos temas.

La palabra francesa milieu se suele traducir al castellano como medio ambiente, aunque su acepción más certera sea simplemente medio o centro. Sin embargo en este idioma, existen otras palabras como ambient referida a lo estrictamente físico y environnement, con un sentido similar al del equivalente en inglés. Esto es así porque tanto el environment inglés como el environnement francés comparten la raíz environ, que significa alrededor de, rodear y contorno.

Como se ha señalado, el significado de la palabra ambiente en castellano es de origen latino y significa ir alrededor. Esto último pone de relieve que la palabra ambiente, en principio, equivale a environ.

El alemán von Uexküll (1945) utilizó umwelt y con esta palabra designaba al "mundo" que era producto de un animal. Es decir que en esta concepción el organismo no es pasivo. Thienemann (1972) por su parte, define al umwelt como el "mundo circundante". Según este autor el mundo circundante comprende las condiciones físicas de la existencia y estas condiciones están, en gran medida, determinadas por las actividades de los organismos.

Llegado a este punto se puede decir, siguiendo a Parra (op.cit.), que el término ambiente cobra un significado más preciso en el campo de la Genética donde se lo entiende como factores físico-químicos exteriores que ejercen una "presión" sobre lo innato. Podemos agregar sin embargo que ambiente referencia también a todos aquellos parámetros ambientales de la Ecología descriptiva.

Medio en una de sus acepciones, podría ser un sinónimo de ambiente. Pero es sin embargo un término muy inapropiado si lo que se desea es vincular al organismo con su esfera de acción.

Medio ambiente, como se ha visto en este análisis, no agrega nada, salvo lo redundante de su construcción y el "sobreentendido" en torno a la problemática ambiental. Por esto se ha recomendado dejar de utilizarlo.

El ser vivo es inseparable del ambiente, del medio que lo rodea y en el cual desarrolla sus actividades. Entre organismo y ambiente existe un intercambio de acciones y reacciones, y es posible sostener la existencia y realidad de una unidad individuo-medio que se llama "ecoide". El medio externo no es una entidad ajena a la planta o al animal (Ringuelet, 1962). Podemos advertir en estos concepto que medio o ambiente no son entidades ajenas al organismo, por lo tanto, si seguimos las definiciones de medio y ambiente, podemos decir que éstas no sirven porque precisamente tienen que ver con los factores físicos externos e independientes de los organismos.


Entorno

La palabra entorno proviene del griego en, entre y tornos, movimiento circular, con lo cual se da idea de "alrededor de". El significado es el de "permanencia" en esa situación (Pabón, 1979), Es decir, "lo que rodea" permanece en tanto que se establece el vínculo, de manera que "es entorno" en tanto lo "es" para "algo o para alguien". Así este término tiene desde su origen un sentido más completo en cuanto que vinculante.

Todos los parámetros ambientales, todo lo que usualmente es cuantificable en Ecología descriptiva, es llamado ambiente, tratándose de los aspectos físicos en general y sin considerar las actividades del organismo. Si por el contrario se introduce el parámetro etológico en las descripciones, es importante considerar la noción de entorno (Malpartida, 1991). Como señala Maturana (1982) "entorno" es "todo lo que rodea a un organismo y que queda especificado como exterior a él por sus propias actividades".

Esta definición tiene paralelos con la considerada por von Uexküll, quien al advertir la deformación en el uso y significado de umwelt (que comenzó a derivar en el sentido de millieu) escribió: "Es un afán totalmente vano querer ponerse en contra el uso del lenguaje... tampoco la expresión mundo circundante (umwelt) corresponde con bastante exactitud al concepto que le es atribuido. Por ello quiero poner en su lugar el término "mundo perceptible", merkwelt, y significar con ello que para cada animal haya un mundo especial, que se compone de las notas distintivas recogidas por él del mundo exterior".

Esta definición aclara, en parte, el concepto de entorno tomado de Maturana. Sin embargo es importante apuntar que el hecho de que "haya un mundo para cada animal" no debe ser entendido como "que el mundo demanda" hacia éste, sino que es producto de un acoplamiento filogenético y ontogenético del organismo con su entorno. En rigor, nosotros como observadores no tenemos acceso a él y por esto nuestros parámetros ambientales no necesariamente tienen que ver con el entorno que se describe en etología. Tampoco quiere decir que el ambiente incluya necesariamente al entorno. Se les puede considerar como niveles y objetivos de descripción distintos. Desde el punto de vista ecológico y también etológico, nos interesan las dos posibilidades o recursos.

En todo este breve análisis no debe olvidarse que quienes enuncian sobre el contenido y significado del ambiente o del entorno somos los humanos y que en eso radica la distinción epistemológica de cada término. La problemática de la argumentación radica en la relación hombre-entorno, de la cual el entorno es otro organismo en su entorno. Por lo tanto como indicara Julián Marías: "... porque eso que se llama "organismo", y cuyas relaciones con el medio se intentan descubrir, lejos de ser "yo" es una porción de mi circunstancia. Las relaciones entre organismo y medio serían en todo caso relaciones internas dentro de la circunstancia, procesos intracircunstanciales... " (1973). Esos procesos intracircunstanciales son los que quedan definidos desde la circunstancia del observador como "la relación organismo-entorno".

En resumen, se excluye la frase medio ambiente, siendo posible hacer las siguientes distinciones en torno a las demás palabras:

  1. Ambiente: Parámetros de la Ecología descriptiva, como aspectos físicos en general.
  2. Medio: Como sinónimo de ambiente, aunque tiende a señalar un elemento más (al que está en medio).
  3. Entorno: Como todo lo que rodea a un organismo y queda señalado por su propia actividad.

Prescindiendo de consideraciones epistemológicas que distingan el uso de los términos ambiente y entorno, es importante resaltar que ambos son los más adecuados para señalar las dependencias mundanas de un organismo. @


Referencias:

  • DE MIGUEL, R. 1929. Diccionario etimológico latino-español, Jubera Hermanos. Madrid.
  • HORNBY, A.S., E.V. GATENBY y H. WAKEFIELD. 1973. The advanced learner's dictionary of current english. 2da. London. Oxford University Press.
  • MARÍAS, J. 1973. Ecología y circunstancia humana. La Nación, Buenos Aires, 2 de septiembre de 1973.
  • MALPARTIDA, A.R. 1991. La noción de entorno en etología (una discusión etimo-epistemológica). Ecognición, 2(1): 39-46.
  • MATURANA, H. 1982. Reflexiones:¿Aprendizaje o deriva ontogenética?. Arch. Biol. Med. Exp. Sgo. Chile 15: 261-271.
  • PABON, J. 1979. Diccionario griego-español. 11ª Edición. Vox. Barcelona.
  • PARRA, F. 1984. Diccionario de Ecología: ecologismo y medio ambiente. Madrid, Alianza Editorial.
  • RINGUELET, R. 1962. Ecología acuática continental. Buenos Aires, Eudeba.
  • THIENEMANN, A. 1972. Vida y mundo circundante. Buenos Aires, Eudeba.
  • VON UEXKULL, J. 1945. Ideas para una concepción biológica del mundo. Buenos Aires, Espasa-Calpe.





Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros !