Carta de los Lectores
EDUCANDO PARA CONVIVIR


Sr. Director:

Me dirijo a usted con el fin de poder llegar, si es posible a través de su revista, a todos aquellos que con su esfuerzo de querer contribuir a una mejor salud para todas las formas de vida, lamentablemente están proponiendo falsas soluciones para falsos problemas. Justamente la energía nuclear que es la más noble de las aliadas de estas ambiciones, es sin embargo cuestionada y rechazada, en nombre de la defensa del ambiente.

Días atrás, leí en grandes titulares de varios diarios que en la Argentina hay más de sesenta Municipios y seis Provincias declaradas NO NUCLEARES.

El bolsón. ''Primer Municipio NO NUCLEAR'', Córdoba ''La primer Provincia con treinta Municipios NO NUCLEARES'', le sigue Buenos Aires y así sucesivamente. Habría que agregar un Municipìo del Gran Buenos Aires que fue declarado zona NO INDUSTRIAL.

Qué pena y qué absurdo, que tantas verdades a medias generen tanto daño! Más preocupante aún es que con todos los medios de comunicación masivos se eduque tan poco para evitar que se imponga la mentira, esto es algo que me cuesta asimilar, por eso esta carta.

Sin dudas, hablar de energía nuclear y opinión pública es hablar de un tema poco simpático, complejo y politicamente impopular; de esto no tengo dudas, porque he recorrido el país y hasta en los lugares más insólitos he tenido la oportunidad de remarcar el contenido y el espíritu de estas notas, pero a pesar que la audiencia siempre está dispuesta a rever su postura antinuclear una vez informados, no pasa lo mismo. Con algunos políticos y funcionarios, que aún aceptando sus posturas pronucleares, evalúan el costo político y todo queda igual: energía nuclear es traer a la memoria los horrendos escenarios de Hiroshima y Nagasaki, Chernobyl, barcos de la muerte con desechos nucleares, mutaciones, cánceres, las papas de Polonia, los pollos de Mazzorín, la leche de Vicco, y como si fuera poco hasta los Simpson son antinucleares. Pero sin dudas, el peor protagonista de todas las películas es el PLUTONIO.

Cada acusación, sólo refleja en mi opinión, la excelente campaña de desprestigio de esta actividad en perjuicio de muchos y en beneficios de unos pocos, tal como expresara el Sr. Julián Marías en el Fórum Atómico Español: -''En este momento lo único que se ventila es si algunos países o grupos de ellos, van a persuadir a los demás que empiecen más tarde, con lo cual les concedan una delantera''-.

En verdad sólo existe una preocupante realidad: 5.700 millones de habitantes en el planeta que crece a razón de cien millones por año. Esto es aún más grave si analizamos la distribución de los recursos, ya que el 20% de la población mundial consume el 83% de estos recursos y el 60% apenas el 6% (PNUD 1994).

Este modelo consumista no puede seguir, por eso es que el informe de la ONU sobre DESARROLLO HUMANO Y AMBIENTE, conocido como ''Nuestro Futuro Común'', propone una acttud más racional y eficiente en el manejo de los recursos y de respeto mutuo, incluyendo las futuras generaciones. Este modelo conocido como DESARROLLO SUSTENTABLE, quedará como una expresión de deseo hacia el prójimo si no se acompaña de un buen programa educativo; los pobres serán cada vez más pobres y en treinta años no habrá más bosques activos en el planeta. Sólo Parques Nacionales y fuertemente custodiados.

Los países ricos tendrán en treinta años serios problemas energéticos. Si los fósiles estarán drásticamente reducidos y la energía eólica, solar y la hidráulica cubrirán apenas un cinco por ciento de la red conectada en el 2010, ¿qué haremos con el 95% restante de las necesidades energéticas?

¿No será conveniente propiciar un gran debate para analizar el rol que le cabe a la energía nuclear?

Pero eso sí, mucho énfasis en la concientización de esta problemática energética, ecológica y ambiental, de lo contrario sólo confirmaremos que la energía nuclear es un tema poco simpático, complejo e impopular, y de esta manera habremos condenado el subdesarrollo a municipios, provincias y al propio país al declarar ''Zona de Exclusión Nuclear''.

Estimado señor, quiero aprovechar la ocasión para dirigirme a todos aquellos que escucharon mi mensaje, muchos de los cuales fueron adolescentes, ya que como creador y responsable durante siete años del Laboratorio ''Cero'' (un taller de ciencias), que reunía todos los sábados a 200 estudiantes, me permitió participar de esa rebeldía natural propia de los jóvenes por cuestionar todo, situación que cambió mi vida en lo personal y profesional, encausándome a luchar por la educación formal y no formal para generar una mayor aceptación de la energía nuclear por parte de la opinión pública.

Esta lucha la voy a desplegar con más fuerza, aún cuando ya no pertenezca a la Comisión.

Hoy, cualquier escenario es bueno para mí para educar con el mismo mensaje.

Atentamente

Ingeniero Antonio Tersigni


N.de R.: Antonio Tersigni, es Ingeniero Mecánico, con 35 años de experiencia en la Comisión Nacional de Energía Atómica, como Comunicador Científico. Dirige el Instituto "ISCYT" (Instituto Superior de Ciencia y Tecnología) en la Ciudad de Campana, Provincia de Buenos Aires, donde sus egresados lo hacen como "Asistentes Científicos Tecnológicos", que los prepara de excelente manera para rendir el examen y su ingreso al Instituto Balseiro*.

(*) Donde se preparan los especialistas en energía atómica con reconocimiento a nivel internacional, en la Ciudad de San Carlos de Bariloche, Rio Negro - República Argentina.






Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros !