Aguas Subterráneas
"Las aguas lo llevan todo"


Por la Prof. Patricia C. L. Padrón


Podría comenzar este artículo con una suma de datos geológicos respecto al tema, si bién lo haré para mantener "rigor científico", quiero que sea un lenguaje llano, comprensible, para una real TOMA DE CONCIENCIA sobre el "uso y abuso" de éste medio vital en el desarrollo de nuestra vida, especialmente dirigido a quienes no están dedicados a las Ciencias de la Tierra.


Las Aguas Subterráneas se forman, en primera instancia, por la ''percolación'' de las aguas en superficie, sean éstas de origen pluvial o fluvial.

Percolación es el descenso de líquidos desde los medios permeables saturados de agua. Imaginemos el agua que cae de un colador, es una caída rápida y poco diferenciada porque no tiene obstáculos que le impidan el descenso.

El proceso que le sigue es la infiltración, las aguas en su trayectoria hasta los acuíferos pasan por medios impermeables, haciendo este descenso lento; se puede ejemplificar como si debería pasar por una fina trama de tul mezclado con restos de arcilla; los diminutos intersticios de la trama se bloquearán por la mezcla de sólidos y líquidos, haciendo el descenso más dificultoso.

La percolación precede a la infiltración, debido a que las primeras capas sedimentarias desde la superficie son más permeables que las más profundas. Por lo tanto la velocidad de descenso del agua es directamente es directamente proporcional a la granulometría (tamaño de los granos que conforman los diferentes tipos de sedimentos) y consecuentemente la permeabilidad de los materiales que atraviesa.

Durante el descenso de las aguas con mayor o menor velocidad, es decir, al ''percolar'' y luego ''infiltrar'', se van purificando debido a que los estratos sedimentarios (capas compuestas por diversos materiales y minerales de diferentes tiempos geológicos) actúan como ''filtros naturales''; por ésta razón las aguas más profundas son las más puras.

Recordemos que toda acción o actividad en el medio provoca un ''impacto'' no sólo en superficie, sino que directa o indirectamente se notarán tales efectos en el interior terrestre, porque el agua actuará como conductor.

Una de las áreas de más alto riesgo de contaminación en el país es el Gran Buenos Aires debido a la alta concentración de población y actividad industrial. En un vasto sector la empresa Aguas Argentinas no presta servicios, por lo tanto, el abastecimiento de agua potable, como en muchas otras regiones del país, es por medio de perforaciones, conocido como ''agua de pozo''.

La pregunta que surge es ¿Cuál es el estado de esas aguas?

En el Gran Buenos Aires hay tres capas o pisos de aguas subterráneas; la primer capa por tratarse de un clima húmedo está cerca de la superficie, puede encontrársela a partir de los 5 metros de profundidad y se denomina EPIPUELCHE, con un alto contenido bacteorológico, por la estrecha vinculación con la actividad contaminante en superficie.

El segundo, PUELCHE, cuya profundidad varía entre los 40 y 70 metros, que al haber pasado por mayor cantidad de ''filtros naturales'' y más alejado de la actividad humana, es el que se emplea como agua potable, o para la actividad industrial con demanda de aguas de mayor calidad.

En el tercer lugar el HIPOPUELCHE, entre los 115 y 129 metros de profundidad, inaptas para el consumo humano por su alto nivel de salinidad.

En la breve descripción de las tres formaciones se hizo presente el tristemente célebre ''impacto ambiental'', éste también ha llegado a las profundidades; porque un porcentaje de las aguas de superficie se infiltran, si esa agua descendío contaminada por la acción antrópica (acción del hombre), contaminará los acuíferos.

Se pueden citar varios ejemplos de alto riesgo:

1- El enterramiento de residuos, se realiza empleando gruesas membranas plásticas, alternando con los residuos compactados y capas de tierra. Es elevado el porcentaje de materia orgánica enterrada que liberará líquidos en su proceso de descomposición. El peligro está en la posible fisura de tales membranas y por consiguiente la infiltración de esos líquidos contaminantes.

2- Es de público conocimiento que muchas industrias no realizan el correspondiente procesamiento de residuos, sino que los desechos orgánicos e inorgánicos son arrojados a los cursos de los ríos más próximos; un porcentaje se infiltrará y también alcanzará los acuíferos.

3- En otros casos, el problema de la contaminación de los acuíferos va acompañado por el agotamiento de la fuente de abastecimiento de agua potable, debido al intenso incremento de demanda por excesivo aumento demográfico.

4- No se puede dejar de mencionar que, como consecuencia de la falta de educación ambiental, de la que todos somos responsables, los residuos domiciliarios acumulados en terrenos baldíos o en los cursos de ríos o arroyos.

Estos son cuatro de infinitos ejemplos de acción contaminante, que por lo explicado al principio, primero percolan y luego se infiltran hasta alcanzar las aguas que consumimos, en cualquier sector del país que se adopten las perforaciones como método para proveerse de agua potable, o para los que vivimos en la Capital Federal, ya que los acuíferos pueden llegar al Río de la Plata, porque en las costas tienden a acercarse al nivel del mar.

Si bien Aguas Argentinas S.A. puede adoptar todas las medidas necesarias, llegará a un límite, ya que el proceso de contaminación es incesante y progresivo.

¿Pensó de donde sale el agua de riego para los vegetales, hortalizas y frutas que consume periódicamente?, o cuando reemplazamos el agua de la canilla por medidas sanitarias con agua mineral, ¿leyó el lugar de procesamiento?; muchas embotelladoras aprovechan la pureza de las aguas surgentes, las que ascienden de aguas subterráneas; descuento que tienen el procesamiento adecuado, pero alguna vez leí por allí ''... la mayoría de las especies tienen una cierta capacidad para adaptarse a una medida de adversidad, pero hay límites ...'' y de ésto no se exceptúa al agua, que parecemos empecinados en contaminar.

Lo grave es que aún muchos siguen creyendo lo que tantas veces escuché desde niña " ... EL AGUA SE LO LLEVA TODO, LO LIMPIA TODO ... ", creíamos que en ellas se producía un proceso milagroso o mágico.

Aún pensándolo mejor, no dejan de tener algo de razón, ''el agua lo lleva todo'', incluso la contaminación, esparciéndola sobre nuestros recursos vitales.

Tanto tiempo de equivocadas creencias logró que el estado de las fuentes naturales tengan un grado de polución difícil de detener, aunque estamos a tiempo y para ello es fundamental TOMAR CONCIENCIA, luego aplicar las medidas necesarias para el bien común, tanto lo que podamos hacer individualmente, como las ''grandes y drásticas'' medidas que aún pueden tomarse por parte de los organismos que responden al cuidado y control de este elemento vital.





Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros !