Editorial
Columnistas
Opinión
Investigación
Información General
Salud
Fauna
Flora
Publicaciones
Carta de los Lectores


   · GRESA
   · Cultura de la Paz
   · Informes Especiales
   · Diccionario Ecológico
   · Alimentos y Nutrición
   · Ecoturismo
   · Reservas y Parques
   · Sitios de Interés
   · Denuncias
     Ambientales

   · Publique sus
     Artículos

   · Premios y Menciones






   Edición 88 / Enero - Junio del 2004

Publicaciones



Fuegotecnia

Seguridad:

Equipos para Oxígeno



Por el Dr. Rubén Piñeiro (*)

Argentina


Los pacientes hipóxicos deben ser tratados con oxígeno suplementario administrado según el método que corresponda.


Equipos Adecuados

La disponibilidad de Oxígeno al nivel de los alvéolos pulmonares está directamente relacionado al volumen de aire inspirado (V), la frecuencia respiratoria por minuto (FR) y el porcentaje de oxígeno en el aire inspirado (FIO2), según la fórmula: Oxígeno disponible = V x FR x FIO2

En condiciones normales la FIO2 es del 21%, correspondiente a la concentración de Oxígeno en el aire que respiramos (compuesto además por un 78,5% de Nitrógeno y un 0,5% de otros gases). Esta concentración es superior a la que necesitamos para mantener en buen funcionamiento los órganos vitales (corazón, cerebro y pulmones) pues solo extraemos una fracción del Oxígeno inspirado y exhalamos aire conteniendo un 16% de Oxígeno.

Pero como las víctimas de traumatismos (especialmente torácico), quemaduras pulmonares, infartos de miocardio, accidente cerebrovascular, ataque de asma, sobredosis de medicamentos, shock hemorrágico, siempre tienen las necesidades de oxígeno críticamente aumentadas, es obligatorio incrementar la FIO2 lo máximo posible mediante respiración asistida por distintos dispositivos y con altos flujos de oxígeno aportado desde tubos cargados con Oxígeno Medicinal al 100%.

Debido a que la hipoxia daña rápidamente los tejidos vitales, esta administración inmediata de oxígeno suplementario aumentará las probabilidades de recuperación de las víctimas, especialmente cuando la FR es menor a 12 o mayor a 24 ciclos por minuto, porque en estas condiciones el volumen de aire inspirado por minuto es insuficiente: En el primer caso por la baja FR y en el segundo por el escaso volumen que se incorpora en cada inspiración.


Dispositivos Sin Oxígeno Suplementario

Máscara de Bolsillo

Ventajas: La técnica boca-máscara se utiliza en reemplazo de la respiración boca a boca porque genera condiciones de bioseguridad al evitar el contacto directo con la boca de la víctima. Aporta un gran volumen de aire inspirado (hasta 4 litros por respiración).

Desventajas: Ofrece una FIO2 baja, del 16 %, igual que la respiración boca a boca.

Aplicación: Método de elección para iniciar el soporte vital básico en el paro cardiorespiratorio (PCR) pues el líder no debe demorarse para iniciar la respiración boca-máscara buscando conectar el O2 a la máscara o preparando equipo más sofisticado, tareas que asumirán otros rescatadores.


Máscara con Bolsa y Válvula (MBV)

Ventajas: Permite al rescatador trabajar erguido en todo momento.

Desventajas: Apenas mejora la FIO2 al 21 % y sólo permite insuflaciones de aproximadamente 1 litro por cada compresión de la bolsa (tamaño adultos), con riesgo de pasaje del aire al estómago.

Aplicación: Únicamente si no hay disponibilidad de O2 suplementario al 100% y resulta imposible realizar el soporte vital básico mediante respiración boca-máscara.


Dispositivos con Oxígeno Suplementario

Cánula Nasal

Ventajas: No se vuelve a respirar el aire espirado y a un flujo de 5 a 8 l/min permite alcanzar una FIO2 de 30 a 40 %.

Desventajas: Requiere humidificar el O2 para evitar el resecamiento y subsecuente daño de la mucosa nasal y el beneficio es mínimo en víctimas que respiran por la boca o tienen obstrucción nasal. Mayores incrementos del flujo no permiten aumentar la FIO2.

Aplicación: Se desaconseja su uso en atención prehospitalaria.


Máscara de Bolsillo con Entrada para O2 Suplementario

Ventajas: Permite realizar la respiración boca-máscara con la adición de Oxígeno que, a un flujo de 10 l/min, alcanza una FIO2 del 50 %.

Desventajas: La persistencia de mezcla con el aire espirado por el rescatador limita su eficacia.

Aplicación: Método de elección para mantener el soporte vital básico en el PCR, si no se cuenta con sistema de MVB con reservorio (ver luego).


Mascarilla Facial Simple

Ventajas: Es de fácil colocación mediante el ajuste con una banda elástica y, aplicando un flujo de 6 a 10 l/min, la FIO2 oscila entre 35 y 60 %.

Desventajas: Sólo alcanza una FIO2 intermedia y no la toleran bien los pacientes con dificultad respiratoria marcada.

Aplicación: Cuando no se cuenta con una mascarilla facial simple con reservorio.


Mascarilla Facial con Reservorio

Ventajas: También es de fácil colocación mediante el ajuste con una banda elástica, pero cuando se aplica un flujo de 10 a 12 l/min, la FIO2 que se obtiene es superior al 60 %.

Desventajas: Puede usarse sólo en pacientes que respiran espontáneamente.

Aplicación: Método de elección para víctimas que respiran espontáneamente y su FR es normal (entre 12 y 24 ciclos por minuto), o cuando la FR es mayor o menor que lo normal pero la víctima está atrapada y hasta tanto se pueda aplicar el sistema MBV con reservorio.


Máscara con Bolsa y Válvula (MBV) Sin Reservorio

Ventajas: El reanimador puede sentir la tolerancia pulmonar y en las víctimas que respiran por sí solas puede acompañar el ritmo respiratorio espontáneo.

Desventajas: A un flujo de 10 a 12 l/min, sólo aporta una FIO2 de hasta el 60 %.

Aplicación: Únicamente cuando no se dispone del dispositivo MBV con reservorio.


Máscara con Bolsa y Válvula (MBV) Con Reservorio

Ventajas: Como no permite el paso de aire ambiental y mediante la válvula en la máscara impide la re inspiración del aire exhalado, la víctima recibe el Oxígeno puro aportado por el tubo y se puede alcanzar una FIO2 superior al 90 % cuando se administra un flujo de 10 a 15 l/min.

Desventajas: Sólo permite insuflaciones de aproximadamente 1 litro por cada compresión de la bolsa de adultos y hay riesgo de pasaje del aire al estómago.

Aplicación: Método de elección para atención del PCR y para víctimas que respiran espontáneamente pero su FR es anormal, superior a 24 o inferior a 12 ciclos por minuto.


Conclusiones

Los métodos y dispositivos sin Oxígeno suplementario sólo deben usarse durante la primera etapa de la atención del PCR, mientras un segundo integrante del equipo acondiciona el sistema de MBV con reservorio y O2 suplementario al 100 % a un flujo de 10 a 15 l/min.

Este último es el método más eficaz para asegurar una FIO2 superior al 90 % y también debe utilizarse para las víctimas inconscientes o en los casos de conciencia que cursan con una ventilación inadecuada.

A todas las víctimas conscientes con la vía aérea permeable y ventilación espontánea hay que ajustarles una mascarilla facial simple con reservorio y administrarles oxígeno suplementario al 100 % a un flujo de 8 a 10 l/min.


Recomendaciones

No hay que olvidar que la Cianosis (coloración azulada de piel y mucosas) es un signo tardío de Hipoxia y que sus primeras manifestaciones son la taquicardia (palpitaciones), el nerviosismo, la irritabilidad y la desobediencia de la víctima.

Al seleccionar un flujo de Oxígeno es importante considerar las reservas disponibles en relación con el tiempo de traslado. Por ejemplo: Si disponemos de un tubo de Oxigeno de 0,5 m3 que contiene 500 litros de oxígeno y graduamos el flujo a 15 l/minuto, consumiremos la carga en 33 minutos. @


(*) El Dr. Rubén Piñeiro, es Instructor de Brigadas Industriales, Bomberos Profesionales y Gerente Médico de R&C.



Fuegotecnia







 

© Copyright 1996 - 2014, Fundación Multimedios Ambiente Ecológico - MAE. ISSN 1668-3358
www.ambiente.org.ar / info@ambiente.org.ar