Edición Especial




  







Editorial
Columnistas
Opinión
Investigación
Información General
Salud
Fauna
Flora
Publicaciones
Carta de los Lectores



   · Cultura de la Paz

   · Informes Especiales

   · Diccionario Ecológico

   · Alimentos y Nutrición

   · Ecoturismo

   · Reservas y Parques

   · Sitios de Interés

   · Denuncias
     Ambientales


   · Publique sus
     Artículos


   · Ecopaedia

   · Premios y Menciones








   Edición 87 / Abril - Diciembre del 2003

Información General



Pesticidas Clorados y Otros

Por Alerta Verde
www.alertaverde.com

Argentina


Es sabido que para conservar los granos en silos se utilizan compuestos de síntesis organoclorados, organofosforados y otros, sin contar que los mismos, previo a su ingreso a los silos, han sido tratados en forma similar en los campos de cultivo durante su crecimiento y cosecha.


Podemos decir que sabemos a ciencia cierta que los efectos negativos que producen en el organismo se registran luego de que estos agentes químicos penetran en el organismo por vías digestivas, respiratorias y a través de la piel. No es el caso citar aquí nombres específicos, ya que se trata de cientos de productos diferentes, que a su vez pueden combinarse en distintas proporciones. El hecho es que responden de manera similar en cuanto se refiere a sus acciones fisiológicas, bioquímicas y toxicológicas.


ORGANOCLORADOS

El grado de toxicidad varía de un producto a otro y la forma en que rutinariamente se usan no es letal en forma inmediata (salvo a grandes dosis en accidentes no previstos). Si, se puede hablar de toxicidad a relativamente corto, mediano y largo plazo. Las más ínfimas concentraciones se incrementan por acumulación trófica en las cadenas alimenticias. (1) (Ecología.-R. Margalef, 802, 810,- 1995.- Edic. Omega). (2) (World Health Organization: Information circular on the toxic of pesticides to man, 1970).

Esta intoxicación es creciente y la intensidad de las consecuencias, si bien varía de un individuo al otro, es en muchos casos irreversible. Los compuestos clorados son los que más perduran en el tiempo (por decenas de años) y en el ser humano depende de las características de cada organismo, pero en general sus efectos son a mediano y largo plazo.

A todo esto, habría que agregarle la posibilidad -no teórica- en los individuos existentes y consecuentemente en las generaciones venideras, de mutaciones puntuales y cromosómicas estructurales en células somáticas y sexuales; es decir, que se verán afectadas las generaciones venideras aunque hayan desaparecido las fuentes de contaminación.

Si bien los derivados clorados tienden a acumularse en el tejido adiposo (y mientras allí se hallen no actúan), son liberados tanto más fácilmente cuando el organismo necesita de la degradación de las grasas para proveerse de energía, verificándose en mayor proporción en estados de desequilibrios en la alimentación o cuando ésta es insuficiente. En esta liberación, una mínima parte se elimina y la mayor parte ataca de preferencia al Sistema Nervioso Central y a diversos órganos que se citan más adelante.

Valores en grasa de 3 partes por millón (3 ppm) y en sangre de 0,076 ppm ya se consideran índices altos, teniendo en cuenta que la Dosis Letal 50 (LD 50),es decir, la dosis que mata al 50% de la población de parásitos oscila entre 0,01-0,1 ppm.


SIGNOS, SÍNTOMAS Y ENFERMEDADES

Parestesia de lengua, labios y cara; irritabilidad y mareo, temblor, convulsiones tónicas y clónicas; fibrilación ventricular a través de su acción sobre el Sistema Nervioso Central y Médula Suprarrenal, cefaleas, náuseas, vómitos, mareos, efecto estrogénico (Kupfer y Burger, 1982), (Miller y Kinter, 1976); desequilibrio endócrino en el metabolismo del Calcio (niños en crecimiento y obreros que tienen contacto con derivados clorados).

Leucemias, cánceres cerebrales, pulmonares y otros (Blair y col., 1983). Específicamente los derivados organoclorados, llamados químicamente ciclodienos, producen hepatomas, y algunos de los productos que tienen mayor porcentaje carcinogenético son el Aldrin, Dieldrin, Clordano, Heptaclor. El Hexacloruro de Benceno y Lindano han sido implicados en numerosos casos de anemia aplásica (West, 1967).

No solo por ser clorados, sino por la estructura orgánica que soporta la molécula, es factible de producir mutaciones genéticas, como ya habíamos citado. Tal es el caso del Toxafeno (Hooper y col., 1979).

Otros, como el Mirex y la Clordecona, además de tener similares acciones a las antes descriptas, producen disminución de la natalidad y del número de espermatozoides.

Los productos anteriormente citados son nada más que un ejemplo, pero todos, por tener una estructura química similar son igualmente, potencialmente peligrosos.

Los trabajos de los autores citados datan de la época en que, aproximadamente, se prohibió el uso de estos compuestos en EE.UU.

Tratándose de mamíferos hembras (incluido el hombre), la gran mayoría de los derivados clorados se encuentran en la leche y en consecuencia muy probablemente en los derivados lácteos, de ahí que se sumaría a las vías de contaminación antes expuestas.

La investigación de la contaminación se debe dividir en 2 líneas exploratorias:

A) Determinación de los contaminantes en aire y suelo y B:, Contaminación a nivel poblacional.

A) Determinación de los contaminantes en aire y suelo (de gases clorados- que las mismas sólo detectarán los gases libres, pero no los asociados con el polvillo y partículas provenientes de la cáscara del cereal, que flotan en el aire).

Permite saber si realmente existen pesticidas, especialmente organoclorados en la zona que se supone afectada; pero los valores que se obtengan sólo permiten inferir si hay contaminación en el lugar y en el tiempo en que ésta se verifica.

Además, se deben tomar varias muestras tanto en el lugar más cercano posible a los focos contaminantes, como así también en lugares más alejados, teniendo a su vez en cuenta si hay viento, la intensidad y la dirección del mismo, y la temperatura ambiente. Obviamente, deben repetirse en distintos horarios que cubran las 24 horas y a lo largo de por lo menos 7 días, que pueden ser intermites. De cualquier manera, los valores que se obtengan no dejan de ser relativos, ya que este tipo de empresas trabajan con estos productos en forma intermitente y en horarios variables.

Debemos también tener en claro, que las medidas que se obtengan, si se trata de un detector, que pueden hallarse inclusive en mayor proporción que el producto libre. En este caso, la toma de muestra debe hacerse sobre placas de papel absorbente humedecidas, de superficie conocida y por un período de 24 horas.

Pero lo que realmente tiene valor, seguro e incontrovertible a nivel de prueba Judicial es la contaminación a nivel poblacional, es decir la concentración en el punto final de la cadena ecológica, el ser humano.

B) El verdadero patrón de contaminación lo dará el control en sangre y orina sobre la población potencialmente afectada, previa elección de los investigados por un "muestreo al azar y/o estratificado". Concomitantemente, el mismo muestre y determinación deberá hacerse en una población "teóricamente" libre en cuanto a la presencia de derivados organoclorados.

Con los datos obtenidos se puede hacer el test estadístico del "Chi Cuadrado", que de dar afirmativo, ya no cabe absolutamente la menor duda sobre los valores que indiquen los análisis bioquímicos.


ORGANOFOSFORADOS

Si bien tienen un potencial carcinogenético más bajo, su toxicidad aguda es mucho mayor. Son poderosos agentes anticolinesterasa, es decir que inhibe a la enzima colinesterasa, la que actúa sobre la acetil-colina a nivel del Sistema Nervioso, produciendo daños irreversibles que en general son mortales. Tienen poder mutagénico elevado. Su estructura química los hace inocuos en corto tiempo al combinarse con el agua presente en la atmósfera.

Son potencialmente muy peligrosos solo para aquellos que los manipulan, los que deben usar máscara hermética con aporte de oxígeno y vestimenta apropiada impermeable a los mismos.

Un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (C.S.N. 27/12/1943- fallos T. 197, p.569) establece con respecto a la orden de renovación o suspensión de actividades de establecimientos por razones de salubridad, declarando que: "La autorización de un establecimiento industrial está siempre fundada en la presunción de inocuidad y no obliga al Gobierno que la concedió, cuando esta presunción ha sido destruida por los hechos, pues en tal caso, el deber de proteger la Salud Pública contra lo cual no hay derechos adquiridos recobre toda su fuerza y no solamente puede imponer al establecimiento nuevas condiciones, sino retirar la autorización concedida, si estas no cumpliesen o fuesen ineficaces para hacerlas completamente inocuas". @







 

© Copyright 1996 - 2010, Multimedios Ambiente Ecológico - MAE. ISSN 1668-3358
www.ambiente-ecologico.com / info@ambiente-ecologico.com