Editorial
Columnistas
Opinión
Investigación
Información General
Salud
Fauna
Flora
Publicaciones
Carta de los Lectores



   · Cultura de la Paz

   · Informes Especiales

   · Diccionario Ecológico

   · Alimentos y Nutrición

   · Ecoturismo

   · Reservas y Parques

   · Sitios de Interés

   · Denuncias
     Ambientales


   · Publique sus
     Artículos


   · Premios y Menciones






   Edición 85 / Septiembre - Diciembre del 2002

Investigación



Taller Sobre la Problemática del
Ozono y del Cambio Climático





Por Programa OPROZ
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
oproz@medioambiente.gov.ar

Argentina



1. La Capa de Ozono y su rol protector


El Ozono es un gas que se encuentra de forma natural en los más altos niveles de la atmósfera de la Tierra. Su concentración varía con la altura, alcanzando su máximo en la estratosfera, entre los 25 y 30 Km de la superficie terrestre, su máxima concentración es de aproximadamente de sólo 10 ppm.

Es una molécula inestable. Las radiaciones de alta energía del Sol no sólo las crea, sino que también las separa recreando la forma molecular del oxígeno (de dos átomos) y liberando oxígeno atómico. La concentración de Ozono en la atmósfera depende del equilibrio dinámico entre la velocidad de creación y de destrucción.

La capa de Ozono es importante debido a que absorbe las radiaciones ultravioleta (UV) provenientes del Sol, evitando que lleguen a la Tierra las que son perjudiciales para todas las formas de vida. Una exposición intensa a las radiaciones ultravioleta que no pueda filtrar la capa de Ozono, es perjudicial para todos los seres vivos: El cáncer de piel, la disminución de la inmunidad y las cataratas oculares se hacen más frecuentes para los seres humanos; el crecimiento de los vegetales es también afectado; las cadenas alimenticias acuáticas (reservorio alimenticio del futuro) son modificadas.

La capa de Ozono también controla la distribución de la temperatura en la atmósfera de la Tierra, contribuyendo a que por el efecto invernadero se torne demasiado caliente la Tierra y se produzcan graves cambios climáticos, entre otros, la elevación del nivel de los mares que afectarían al 60% de la población mundial que vive en las costas, lluvias copiosas o sequías que desertifican las superficies cultivables.

Cuando son liberadas al aire algunas sustancias químicas muy estables fabricadas por el hombre, que contienen Bromo y Cloro, gradualmente se esparcen por toda la atmósfera, incluyendo la estratosfera. A pesar de que estas sustancias son muy estables en la baja atmósfera, las sustancias químicas se separan en la estratosfera debido a la acción del alto nivel de radiación UV solar, liberando de esta manera átomos extremadamente reactivos de Cloro y Bromo que, a través de una serie de reacciones complejas, ocasionan el agotamiento de Ozono.


2. Respuesta Internacional

Durante la última década, se ha generado un fuerte consenso internacional sobre la necesidad de proteger la capa de Ozono. Los primeros pasos para convertir el consenso en acciones globales fueron: El Convenio de Viena en marzo de 1985 y El Protocolo de Montreal en septiembre de 1987.


3. Respuesta Nacional

La Argentina, firmó la Convención de Viena el 22/03/85 y la ratificó el 18/01/90 (Ley 23.724). Firmó el Protocolo de Montreal el 29/06/88 y lo ratificó el 18/09/90 (Ley 23.778). Ratificó las Enmiendas de Londres, Copenhague y Montreal en 1992, 1995 y 2001 respectivamente.

Elaboró el PROGRAMA PAÍS, el cual fue aprobado por el Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal en julio de 1994. Este PROGRAMA refleja la política del Gobierno argentino para la implementación del Protocolo de Montreal en la Argentina.

El Decreto PEN 265/96 crea la Oficina Programa Ozono (OPROZ) en el ámbito de la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental, la cual está integrada por funcionarios de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, la Secretaría de Industria y el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable creó el Programa Ozono (Resolución 745/99) para desarrollar las actividades relacionadas con la aplicación del Convenio de Viena, el Protocolo de Montreal y las funciones asumidas por esa Secretaría ante la OPROZ.

La Ley 24.040 promulgada el 26 de diciembre de 1991 regula parcialmente la aplicación de las restricciones al consumo de Sustancias Agotadoras de Ozono (SAOs) del Anexo A del Protocolo de Montreal. Esta Ley prohibió el uso de CFCs (particularmente el CFC-11 y el CFC-12) en aerosoles salvo para usos medicinales de aplicación en las vías respiratorias y de electrónica hasta que -como está ocurriendo- se empleen propelentes sustitutivos.

Por lo tanto, en Argentina no se producen aerosoles con CFCs como propelente dado que éstos, han sido reemplazados por otros gases propelentes no agresivos para la capa de Ozono, excepto en los casos previamente mencionados.

La Oficina Programa Ozono está llevando adelante un Programa de Reconversión industrial a tecnologías que no afecten la capa de Ozono, a través de proyectos que cuentan con la asistencia del Fondo Multilateral del Protocolo de Montreal (FMPM).

Las actividades que se realizan con la ayuda del Fondo se aplican mediante cuatro Organismos de ejecución: El Programa de Naciones Unidas para el Ambiente (PNUMA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), y el Banco Mundial.

El FMPM proporciona los medios monetarios para el desarrollo y ejecución de los proyectos de los países en vías de desarrollo, con el objetivo de eliminar progresivamente la producción y uso de SAOs. También puede proporcionarse mediante el Fondo expertos y ayuda técnica, información sobre nuevas tecnologías, así como programas de entrenamiento y de demostración.

Por lo expuesto, el uso de CFCs en industrias tales como espumas de poliuretano (colchones, aislaciones térmicas, etc.), la refrigeración (heladeras domésticas, comerciales e industriales), aire acondicionado (móvil, doméstico, etc.), solventes y esterilización, está siendo reemplazado por otras sustancias alternativas, anticipándose a los plazos establecidos por el Protocolo de Montreal.

Existen otras sustancias que afectan la capa de Ozono, como ser el "Bromuro de Metilo" y los "Halones".

El Bromuro de Metilo es un producto altamente tóxico que se utiliza principalmente como fumigante del suelo en cultivos. Esta sustancia debe ser sustituida a corto plazo sin alterar la producción agrícola, dado que existen alternativas físicas y químicas probadas, así como el empleo de otras técnicas de producción que no involucran su uso.

En cuanto a los Halones, la Ley 24.040 prohibió su ingreso desde el año 1997 y se está instalando un Banco Nacional de Halones para los usos críticos, que aún no admiten reconversión.

Argentina propuso y, en algunos casos adoptó, medidas adicionales en cuanto al cronograma de eliminación establecido por el Protocolo de Montreal, según se detalla a continuación:


SUSTANCIAS CONTROLADAS MEDIDAS SEGÚN EL PROTOCOLO DE MONTREAL MEDIDAS ADOPTADAS PROPUESTAS POR ARGENTINA
Anexo A - Grupo 1
CFC-11, CFC-12, CFC-113, CFC-114 y CFC-115
Nivel Base: Promedio 1995-97
Congelamiento: 01/01/1999
50 % de reducción al 01/01/2005
85 % de reducción al 01/01/2007
100 % de reducción al 01/01/2010.
Eliminación del consumo a partir del 01/01/2006.
Prohibición de la radicación de empresas productivas desde el año 1991.
Prohibición del uso de estas sustancias como propelente de aerosoles, excepto para usos medicinales o en aplicación para conectores electrónicos desde diciembre de 1993.
Anexo A - Grupo II
Halones
Nivel Base: Promedio 1995-97
Congelamiento: 01/01/2002
50 % de reducción al 01/01/2005
100 % de reducción al 01/01/2010
Prohibición de la importación desde 1997.
Anexo E
Bromuro de Metilo
Nivel Base: Promedio 1995-98
Congelamiento: 01/01/2002
20 % de reducción al 01/01/2005
100 % de reducción al 01/01/2015
Eliminación del consumo como fumigante a partir de 01/01/2007.


Las actividades de difusión y concientización de la problemática del agotamiento de la capa de Ozono tienen un lugar importante dentro de la gestión de la Oficina. Se llevaron a cabo dos celebraciones del Día Internacional de la Protección de la Capa de Ozono en Ushuaia en 1999 y 2000, ésta última celebrada en conjunto con Finlandia, dado que en ambos países se encuentran localizadas las ciudades más cercanas a la Antártida (Ushuaia) y al Ártico (Sodankylä), constituyendo un ejemplo de cooperación entre los países desarrollados y los en vía de desarrollo.

En septiembre del corriente año, se llevó a cabo la Reunión de Seguimiento de las Redes de Funcionarios Ozono de la Región en la ciudad de Ushuaia, a la que asistieron funcionarios técnicos de 19 países de habla hispana de la región. En esa oportunidad, se trataron temas tales como el planeamiento estratégico del FMPM, los lineamientos para los Planes de Manejo de Refrigerantes, actualización de Programas de País, entre otros.

Asimismo, se distribuye periódicamente material de sensibilización, como ser posters, folletos informativos, calendarios y tarjetas postales, a los Ministerios de Ambiente y Educación de las provincias, a los sectores industriales, ONGs y a la comunidad toda. Cabe destacar la importante participación de los niños en los Concursos Nacionales de Pintura Infantil sobre la protección de la capa de Ozono, actualmente se está desarrollando el tercero de ellos.

Como punto focal de la temática de Ozono en nuestro país, la Oficina articuló los medios necesarios para facilitar el nexo entre los científicos e investigadores de los distintos Centros de Estudios en el ámbito nacional y regional, creando una lista de contacto a través de la página web para el intercambio de información.

Además, la página web contiene toda la información relativa a los programas desarrollados en la Oficina.


4. Desafíos actuales

Entre ellos tenemos:
  • La reconversión de la única planta productora de CFCs en el país.
  • El establecimiento de un Sistema de Licencias de Importación y Exportación de SAOs.
  • Sector servicio y mantenimiento
  • Sustitución del Bromuro de Metilo como fumigante de suelos
  • Puesta en marcha del Banco Nacional de Halones
  • Prevención del tráfico ilícito de SAOs.

5. Interrelación entre agotamiento de Ozono y el Cambio Climático

La vulnerabilidad de la capa de Ozono en las próximas décadas es primariamente debida al uso pasado y a las emisiones de SAO de larga vida. La opción para reducir esta vulnerabilidad en las próximas dos décadas es así limitada. Los principales conductores de los cambios del Ozono podrían ser naturales y antropogénicos no relacionados a cloruros y bromuros, pero cualquiera sea son sensitivos para la capa de Ozono a causa de la elevada abundancia de SAOs.

Las cuestiones del agotamiento de la capa de Ozono y los cambios climáticos están interconectadas (el Protocolo de Montreal y el Protocolo de Kyoto). Los cambios en el Ozono afectan el clima de la Tierra y cambios en el clima y las condiciones meteorológicas afectan la capa de Ozono, porque el fenómeno del agotamiento del Ozono y el cambio climático comparten un número común de procesos físicos y químicos.

Además, las SAO tienen un potencia de calentamiento global muy alto. Entre los sustitutos de los CFCs para algunas aplicaciones se encuentran los HFC, los cuales poseen "cero" potencial de agotamiento de Ozono, pero sí tienen un potencial de calentamiento global, aunque menor al del CFC que reemplazan.

Por lo tanto, las decisiones tomadas (o no tomadas) bajo un Protocolo impactan el camino del otro Protocolo. Por ejemplo decisiones tomadas bajo el Protocolo de Kyoto con respecto al metano, óxidos de nitrógeno, y dióxido de carbono afectarán la recuperación del Ozono, mientras que las decisiones en cuanto al control de HFCs pueden afectar las decisiones respecto de la habilidad para la eliminación gradual de SAOs.

Decisiones emparentadas: Las Partes ante ambos Protocolos acordaron en 1998 dos decisiones estrechamente relacionadas.

  • Decisión X/16 de las Partes del Protocolo de Montreal (1998): Aplicación del Protocolo de Montreal a la luz del Protocolo de Kyoto

Pedir a los órganos pertinentes del Protocolo de Montreal que, especialmente con objeto de ayudar a las Partes en el Protocolo de Montreal, evalúen las consecuencias para la aplicación del Protocolo de Montreal de la inclusión de los HFC y los PFC en el Protocolo de Kyoto, y en las esferas de su competencia:

  1. Faciliten información de importancia sobre los HFC y los PFC a la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para el 15 de julio de 1999, de conformidad con el párrafo 1 de la parte dispositiva de la decisión a que se hace referencia más arriba;
  2. Convoquen un curso práctico con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático que ayude a los órganos de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático a obtener información sobre modos disponibles y posibles de limitar las emisiones de HCF y PFC de conformidad con el párrafo 2 de la parte dispositiva de la decisión a que se hace referencia más arriba;
  3. Continúen elaborando información sobre toda la gama de alternativas existentes y posibles para las sustancias destructoras del Ozono en usos específicos, incluidas alternativas que no figuren en el anexo A del Protocolo de Kyoto;
  4. Continúen cooperando con los órganos pertinentes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y del IPCC en esa esfera; e
  5. Informen al Grupo de Trabajo de composición abierta en su 19ª reunión y a la Undécima Reunión de las Partes en el Protocolo de Montreal sobre esa labor.

  • Decisión 13/CP.4 bajo el Protocolo de Kyoto (1998): Relación entre las actividades encaminadas a proteger la capa de Ozono de la estratosfera y las actividades encaminadas a salvaguardar el sistema climático mundial: Cuestiones relacionadas con los hidrofluorocarbonos y los perfluorocarbonos.

La Conferencia de las Partes:
  1. Invita a las Partes, a los órganos competentes del Protocolo de Montreal, al IPCC y a las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales a que informen a la Secretaría, a más tardar el 15 de julio de 1999, acerca de los medios con que se cuenta o se podría contar para limitar las emisiones de hidrofluorocarbonos y perfluorocarbonos, incluida su utilización en reemplazo de las sustancias que agotan la capa de Ozono;
  2. Alienta al IPCC y al Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica del Protocolo de Montreal a que convoquen un seminario en 1999 para asistir al OSACT en la obtención de información sobre los medios con que se cuenta o se podría contar para limitar las emisiones de hidrofluorocarbonos y perfluorocarbonos, e invita al IPCC a que comunique los resultados de ese seminario conjunto al OSACT de ser posible en su 11º período de sesiones;
  3. Pide a la Secretaría que compile la información proporcionada y, en particular, si se cuenta con ellas, las conclusiones del seminario, para que sean examinadas por el OSACT en su 11º período de sesiones;
  4. Pide al OSACT que comunique esta información a la Conferencia de las Partes en su quinto período de sesiones y que solicite a la Conferencia de las Partes nuevas orientaciones sobre esta cuestión en el mencionado período de sesiones.

Montreal y Kyoto: Dos Protocolos, Un Mundo

Los Protocolos de Montreal y Kyoto son una excelente ilustración de cómo temas y medidas ambientales tomadas en un área pueden influir sobre aquellas en otras áreas. Existe un riesgo real de que la implementación de un Acuerdo Ambiental Multilateral que se focalice en un solo tema, resulte negativo para otros Acuerdos. @







 

© Copyright 1996 - 2010, Multimedios Ambiente Ecológico - MAE. ISSN 1668-3358
www.ambiente-ecologico.com / info@ambiente-ecologico.com