[ Publicidad 1 ]
Principal | Staff | Vidriera Virtual | Buscador Temático | Ediciones Anteriores | Sitios Recomendados | Correo


 Sumario:

  Editorial

  Columnistas

  Opinión

  Investigación

  Información General

  Agenda 21

  Salud

  Flora

  Fauna

  Publicaciones

  Cartas de los Lectores






[ Publicidad 2 ]

[ Publicidad 3 ]

[ Publicidad 4 ]
   Edición 73 / Agosto del 2000

Salud



Las Enfermedades
de Transmisión Sexual




Por Instituto Biológico Argentino SAIC
biol@overnet.com.ar

Argentina


Cómo Prevenir infecciones Transmitidas por Vía Sexual

A pesar de que la mayor parte de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) pueden ser prevenidas, se han registrado en el mundo durante 1995 más de 330 millones de nuevos cosos de las ETS curables, tales como blenorragia, sífilis, clamidiasis y tricomoniasis, según lo revelo un reciente informe de la Organización Mundial la Salud (OMS).

Esta noticia, terrible en sí misma por sus consecuencias sanitarias, tiene también repercusión socio-económico ya que las ETS figuran entre las 10 causas más frecuentes de ausentismo laboral.

El presente informe ha sido desarrollado en un todo de acuerdo con las recomendaciones de la OMS para incrementar las campañas de prevención y educación sanitaria y tiene como objetivo prioritario el de advertir a la mujer sobre los peligros de las ETS.

Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o venéreas pueden, en la mujer, afectar la piel y/o mucosas de los genitales externos (Monte de Venus y la vulva-clítoris y labios mayores y menores) y/o genitales internos (vagina, útero, trompas de Falopio y ovarios).

Las ETS, en algunos casos pueden causar infertilidad, cáncer y SIDA además de comprometer el embarazo, infectar el feto o bebé recién nacido. La conducta sexual es de importancia en cuanto a la posibilidad de contagiado las ETS.

La promiscuidad aumenta el riesgo adquirida por vía sexual. Todo contacto íntimo que incluya los órganos genitales, la boca o el recto pueden transmitir una ETS. Una conducta sexual responsable disminuirá las posibilidades de contagio de una ETS.

La consulta médica preventiva debe realizarse periódicamente y es imprescindible toda vez que exista la mínima presunción de posibilidad de contraer una ETS.


Enfermedades de Transmisión Sexual - ETS

Son comunes y fácilmente difundidas. Pueden contagiarse una y otra si se tiene contacto sexual con alguien que esté infectado.


Gonorrea y Clamidia

Estas dos enfermedades frecuentemente ocurren a la vez. Sus síntomas son similares -secreción vaginal e irritación leve- Ambas pueden conducir a la Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI), infección que afecta al útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

También pueden ser causa de infertilidad o de un embarazo ectópico (embarazo fuera del útero).

La gonorrea y la clamidia pueden transmitirse al bebé durante el parto, provocando problemas que van desde una infección ocular hasta una neumonía.

El parto prematuro es también más común en mujeres infectadas por clamidia.


Human Papiloman Virus - HPV

El HPV es un virus que causa verrugas genitales. En la mujer produce pequeños verrugas blancas fuera del área genital o dentro de la vagina, recto o uretra (tubo corto que va de la vagina al exterior del cuerpo).

En el hombre ocasiona lesiones alrededor del ano o del orificio del pene, pero pueden no ser muy visibles. La infección con HPV del cuello uterino da origen a la causa más común de las anormalidades de las células en el Papanicolau.

Se ha demostrado que es más probable que las mujeres infectadas con determinados subtipos de HPV desarrollen cáncer del cuello uterino. Aún después de que estas verrugas hayan desaparecido, todavía existe el riesgo de cáncer.

Aproximadamente tres cuartos partes de las pacientes con verrugas anogenitales no tienen síntomas. En algunos casos pueden manifestarse prurito, sensación de "hormigueo" y dolor.

Pueden ocurrir remisiones espontáneas en hasta 20 % de las lesiones no tratadas en un período de 3 a 4 meses. Es conveniente que las mujeres que han tenido HPV se hagan exámenes pélvicos y pruebas de Papanicolau más seguido que aquellas que nunca han tenido esta enfermedad.

Raramente la infección por HPV puede ser transmitida al feto durante el embarazo o el parto.


Sífilis

Conocida, desde hace cientos de años esta enfermedad ha recrudecido en los últimos tiempos. La variedad de manifestaciones, clínicas pueden hacerla confundir con otras enfermedades. Se transmite fundamentalmente por contacto sexual, cuando ciertos tejidos (vagina, boca, recto) entran en contacto con la lesión infectada (chancro), pero también puede adquirirse por pasaje a través de la placenta (sífilis congénita) por transfusión de sangre humana fresca o por inoculación directa accidental.

Es más contagiosa tempranamente, especialmente cuando existe una lesión infectada (chancro) que pueden permanecer de 1 a 5 semanas, seguido de irritación y lesiones mucocutáneas que desaparecen después de varios meses.

Una vez que ceden estos síntomas comienza un período de latencia, Durante este período puede haber recaídas y la contagiosidad es casi nula pero puede haber transmisión en el caso de una mujer embarazada o por sangre contaminada transfundida.

En el período final puede, afectar al sistema nervioso central cardiovascular. No obstante, hay que advertir que la enfermedad puede ser tratada exitosamente con antibióticos en su primera etapa.


Herpes Virus

Los herpes virus constituyen una familia de virus que tiene la particularidad de producir Infecciones latentes en sus huéspedes.

La transmisión requiere del contado íntimo con una persona infectada y se realiza a través de la inoculación de líquido corporal fresco en los tejidos susceptibles de receptor sano.

Los tejidos susceptibles incluyen la mucosa oral, ocular, genital o anal, las vías respiratorias y el torrente sanguíneo. La infección durante el embarazo y el parto pueden transmitirse a la descendencia, produciendo infecciones congénitas y neonatales severas.

La infección genital se caracteriza por la presencia de lesiones o llagas alrededor de los órganos sexuales, que pueden durar desde varios días hasta varias semanas. Luego de que desaparecen las lesiones, el virus puede quedar en el cuerpo y repetir los ataques.


Infección por HIV

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana (HIV) es el agente causal del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El virus puede ser pasado de persona a persona por medio del semen (fluido del cuerpo masculino que contiene esperma) y el fluido vaginal. El HIV puede propagarse a través del contacto con sangre infectada. Las mujeres embarazadas pueden infectar a sus bebés con HIV, antes o durante el parto. La mayoría de estos niños mueren dentro de los primeros dos años de vida. La infección por HIV también ha ocurrido en niños que han sido amamantados por madres infectadas.

Compartir agujas en la inyección de drogas también puede transmitir el virus. La eficacia de la transmisión del HIV es 20 veces mayor del hombre a la mujer que de la mujer al hombre, o sea que la mujer tiene mayor riesgo de contagio que el varón y resulta el segmento epidemiológicamente más vulnerable.

Las personas HIV positivas (con presencia del virus en su sangre) pueden contagiar a otras personas aún cuando no muestren síntomas de infección o de SIDA.


Otras ETS

Otras enfermedades que se pueden transmitir o través del contacto sexual incluyen los piojos del pubis y escabies. Estos son pequeños parásitos que infestan el pubis y se alimentan de sangre humana. Son transmitidos por medio de contacto sexual, pero también pueden propagarse a través del contacto con la ropa de cama o ropa de vestir.

Picazón es el síntoma principal y a veces resulta en infección de la piel. La Tricomoniasis es otro tipo de ETS causada por parásitos (flujo amarillo o verdoso). Los síntomas en la mujer son secreción vaginal, dolor o irritación vulvovaginal, micción dolorosa o abundante y dolor durante coito. También pueden ser transmitidos por vía sexual ciertos tipos de hepatitis (hepatitis B).


Prevención de ETS

Comprender los beneficios de la prevención disminuir sensiblemente los riesgos de contagio de ETS.


Conozca a su pareja

Tener relaciones sexuales con parejas ocasionales aumenta el riego de contagio de ETS. La historia sexual del compañero es tan importante como la propia. Si el compañero ha tenido otros contactos sexuales, estará más propenso a tener una ETS y contagiar a sus parejas. La mujer en estos casos se expone a contagios de enfermedades de las otras parejas de su compañero. Las parejas estables reducen los riesgos de contagiarse ETS. Cada nuevo contacto sexual aumenta el riesgo de contagio de ETS.

Mantener un diálogo franco con la pareja ayuda a conocer mejor los antecedentes sexuales y a adquirir hábitos de prevención.

Haber tenido o tener una ETS no debe ser causa de vergüenza. Es muy importante que la pareja converse sobre estos temas, se informe sobre los síntomas y consecuencias y consulte al médico ante la menor sospecha de existencia de una ETS. Sin embargo. la visita periódica a su ginecólogo permitirá la detección temprana de cualquier ETS, aunque no tenga expresión clínica, y favorecerá su pronóstico y tratamiento.


Conozca los síntomas de ETS

Una lesión, irritación o secreción en el área genital podría ser un síntoma de una ETS. Inflamación, enrojecimiento, dolor y/o comezón en el área genital pueden ser también señas. Es probable que una persona con estos síntomas no tenga una ETS, pero seguro que tiene buenas razones para ir al médico.

No deben mantenerse relaciones sexuales con personas que tengan los síntomas descriptos.


Use Preservativos

Los preservativos o condones ayudan en la protección contra los ETS, como también contra el embarazo. Deben ser usados siempre que se tenga una relación sexual, aún cuando se esté utilizando algún otro tipo de anticonceptivos (tales como el DIU, la píldora o el diafragma) para evitar el embarazo.

Inmediatamente después de la eyaculación, el pene, debe ser retirado de la vagina, para lo cual el condón debe ser tomado desde la base del pene para evitar que se salga y derrame el líquido seminal en la vagina. Descarte el condón después de usarlo. Nunca lo reuse.

Si es necesario, use lubricantes con base de agua. No se deben usar aceites y vaselinas con condones de látex ya que esas sustancias pueden disolver el látex y causar la ruptura del condón.

La protección que brindan los condones no es perfecta, el contacto genital antes de colocarse el condón y su ruptura son explicaciones probables. Se puede aconsejar un espermicida vaginal además de los condones cuando la principal preocupación es la prevención de la infección.


Use espermicida

El uso de un espermicida vaginal reforzará la protección que brindan otros métodos (preservativo, diafragma).

Actualmente existen en el mercado productos que no afectan la función ni la estructura del preservativo, del dispositivo intrauterino ni del diafragma.


EL USO CONJUNTO DE TODOS LOS MÉTODOS DE BARRERA, QUÍMICAS Y FÍSICAS, CONSTITUYE ACTUALMENTE EL MÉTODO MÁS EFICAZ CONTRA EL CONTAGIO DE ETS, INCLUYENDO AL SIDA.


Evite Actividades Sexuales Peligrosas

Deben evitarse actividades sexuales que pueden provocar ruptura de la piel o tejidos. El sexo anal es especialmente peligroso, debido a que los tejidos del recto se rompen fácilmente y pueden permitir el contacto entre la sangre y el semen.


Qué hacer ante una ETS

Las ETS son enfermedades infecciosas que pueden ser tratadas o requieren para un mejor pronóstico cuidado médico inmediato.

Ante la menor sospecha de tener una ETS o de haber tenido contacto sexual con alguien que la tiene, se debe buscar asistencia médica.

La persona que tenga una ETS debe comunicárselo a su pareja y recomendarle que también se ponga bajo tratamiento médico.

No deben mantenerse contactos sexuales hasta que la ETS esté curada.

Las mujeres embarazadas deben informar a su médico si han tenido o tienen una ETS, la salud del feto puede estar en peligro. @


Bibliografía Consultada

  • Cómo prevenir Enfermedades Sexualmente Transmitidas
  • The American College of Obstetricians and Gynecologist. 1991
  • Copeland Ginecología
  • Text Book of Gynecology 1993. De Saunders Co. Philadelphia, Pennsylvania. Pág. 156
  • Atención a los pacientes con Enfermedades de Transmisión Sexual.
  • OMS. Serie de Informes Técnicos; 810; 1991.
  • The World Health Report 1996. Fighting disease-fostering development.
  • OMS, 1996.







Principal | Staff | Vidriera Virtual | Buscador Temático | Ediciones Anteriores | Sitios Recomendados


Comuníquese con Nosotros Si tiene alguna duda o sugerencia,
comuníquese con nosotros!!!



© Copyright 2000, Multimedios Ambiente Ecológico
http://www.ambiente-ecologico.com / info@ambiente-ecologico.com