[ Publicidad 1 ]
Principal | Staff | Vidriera Virtual | Buscador Temático | Ediciones Anteriores | Sitios Recomendados | Correo


 Sumario:

  Editorial

  Columnistas

  Opinión

  Investigación

  Información General

  Agenda 21

  Salud

  Flora

  Fauna

  Publicaciones

  Cartas de los Lectores






[ Publicidad 2 ]

[ Publicidad 3 ]

[ Publicidad 4 ]
   Edición 68 / Marzo del 2000

Opinión




Deposición Temporaria
de Pilas Usadas
Por Tec. Alfredo Marcipar
CECOVI
Universidad Tecnológica Nacional
Facultad Regional Santa Fe
amarcipa@frsf.utn.edu.ar

Argentina


Introducción

Todos hemos leído algo acerca de las pilas, de su "poder contaminante", del daño que hacen al ambiente, y tantas otras cosas que, con la intención de disminuir su consumo, los grupos ecologistas se han encargado de hacer llegar a la opinión pública.

Cuando comenzamos a estudiar el tema y leíamos muchos de estos artículos nos preguntábamos: ¿qué eran en realidad las pilas? y, ¿por qué nadie hizo o hace nada por legislar o regular su uso tendiendo a un consumo racional? ¿Por qué no existen, aunque más no sea, pequeños avances (sólidos) en la materia sobre los cuales podamos comenzar a construir una idea de solución para este inconveniente? Inconveniente del cual, hasta ese momento, sabíamos lo mismo que todos, que simplemente era un problema: que contaminaban...

Estas fueron las ideas vectoras de nuestro trabajo, comenzar a transitar un camino de solución. Buscar un medio técnica y económicamente viable para mejorar lo que estamos haciendo hasta ahora (arrojar las pilas y baterías agotadas con los residuos domiciliarios) en cada uno de los municipios y comunas, que posibilite en el futuro un mejoramiento continuo.

No nos quedan dudas que éste es un problema de todos, y que sólo entre todos podremos solucionarlo. Debemos pensar en un trabajo interdisciplinario entre recolección, deposición y reciclado, donde será necesaria la participación de todos los estamentos sociales: Gobierno, educación, investigación y desarrollo, ecologistas, etc.


¿Por qué decimos que las pilas son peligrosas?

A lo largo del desarrollo humano ha sido constante la búsqueda de elementos o técnicas que posibilitaran el transporte y almacenamiento de la energía. Paralelamente se tiende a personalizar el uso de elementos, reduciendo su tamaño.

En la actualidad la posibilidad del uso individual de energía que brindan las pilas es una demostración palpable de lo dicho anteriormente. Sin embargo, la contra de este desarrollo surge cuando se debe decidir la deposición de las mismas al final de su vida útil.

Esta generalización de la utilización de aparatos portátiles ha llevado a un consumo promedio para la Argentina de unas 10 pilas por persona por año, según datos de 1990. Lo preocupante es que estos niveles no muestran tendencia a disminuir sino por el contrario, por lo que el problema de la disposición será creciente.

Hasta el momento, la práctica normal es arrojar las pilas y baterías agotadas junto con los residuos domiciliarios. Esto conduce al abandono de las mismas en terrenos conectados con las capas freáticas. Debido a las sustancias tóxicas que las componen, en especial compuestos de mercurio, cadmio, plomo y manganeso, su dispersión en medios corrosivos como los basurales es altamente perjudicial para el ambiente ya que se forman compuestos que contaminan las aguas subterráneas.


¿Qué son los residuos tóxicos o peligrosos?

Los residuos tóxicos pueden tener su origen en una amplia gama de actividades industriales, agrícolas, comerciales o domésticas. Los producen los fabricantes, tanto de artículos comunes como los de uso no habitual, las compañías de servicios y comerciales, así como las universidades, hospitales, organismos gubernamentales o viviendas.

Intentemos clarificar el término residuo. Un estudio internacional ofreció una definición simple del término del modo siguiente "Residuo es un objeto móvil sin empleo conocido y permanentemente descartado".

Una definición de trabajo, redactada por el Programa Ambiental de la Naciones Unidas promulgado en diciembre de 1985, es la siguiente: "Los residuos tóxicos comprenden residuos (sólidos, lodos, líquidos o gases envasados), distintos a los radioactivos (o infecciosos), los cuales, debido a su actividad química, tóxica, explosiva, corrosiva o a otra característica son fuente eventual de peligro para la salud o para el ambiente, de modo individual o en contacto con otros residuos".

Es evidente que la característica de toxicidad o peligrosidad de estos residuos viene dada muchas veces por sólo determinados constituyentes, es por lo tanto importante clasificar estos constituyentes en función de su composición química y conocer los problemas que pueden surgir de su manipulación no controlada.


¿Qué hacer con las pilas usadas?

Desde el CECOVI (Centro de Investigación y Desarrollo para la Construcción y la Vivienda) hemos trabajado durante el presente año con este objetivo. Poder transmitirle a la sociedad una solución técnicamente fundada y económicamente viable para la deposición de pilas usadas.

Si bien nuestro trabajo es todavía incipiente, hemos logrado una vasta recopilación de información, analizado ésta y comenzado a trabajar bajo ciertas bases que juzgamos esenciales:

  • La solución debe estar al alcance de toda municipalidad y comuna: surge del análisis de algunas informaciones recibidas, las cuales ofrecen grandes desarrollos, pero exigen una erogación técnica y económica que difícilmente esté disponible en cualquier ciudad.

  • Se tratará de una solución de aplicación inmediata: resultado de habernos dado cuenta que, muchos investigamos sobre el tema pero, mientras estos procesos se concretan seguimos utilizando la misma forma de deposición errónea que cuanto antes debemos erradicar.

  • Debemos dejar abierta la posibilidad al reciclado: muchos grupos están trabajando en buscar alternativas de reciclado mientras otros comienzan ya sus experiencias en el tema. Es por esto que nos planteamos dejar abierta esta posibilidad a fin de poder, en la medida de tener la tecnología necesaria a disposición, de recuperar los elementos componentes para su reutilización.

  • Uso exclusivo del contenedor como tal: algunos interesados en aprovechar estos volúmenes de material proponen su utilización para diversos usos: bancos de plaza, bloques para viviendas, para pavimentos, etc. Juzgamos algo arriesgado este uso debido a ciertos aspectos de seguridad que entendemos que hasta el momento desconocemos como ser: la influencia de las cargas remanentes en las pilas (al concentrarlas) y su efecto sobre los seres humanos, vandalismos, la pérdida de información de que ese elemento se trate de un contenedor de pilas usadas (tóxico para el ambiente y las personas), etc., lo que nos hace proponer un uso exclusivo como contenedor, resignando un uso alternativo.

  • Suficientemente seguro pero fácilmente almacenable: Juzgamos importante brindar la mayor seguridad al contenedor para evitar que se lo dañe dejando un foco importante de contaminación librado al azar. Proponemos se asigne en cada ciudad o poblado un espacio especialmente destinado, identificado en la oficina de catastro de cada ciudad, liberando al Gobierno de turno la decisión sobre los destinos de estos contenedores.

  • Identificación del lugar y del contenedor: tanto el predio como el contenedor deben ser fácilmente identificables advirtiendo sobre el contenido de elementos tóxicos/contaminantes.

  • Una permanente campaña de concientización: que proponga una disminución en el consumo de pilas y baterías y en aquellos casos de uso, que enseñe a depositarla en lugares seguros donde se sepa qué hacer con ellas.

  • Legislación al respecto: debemos exigir a nuestros Gobiernos que el tema sea tratado con la seriedad que corresponde intentando de lograr que aquellas empresas que durante años han lucrado con estos elementos se hagan cargo de lo que han producido apoyando estas campañas y mejorando (como lo están haciendo) sus productos a fin de disminuir su poder contaminante.

Consideraciones finales

Quizá quien lea todas estas premisas piense que son ambiciosas, y algo ambiguas. Nosotros estamos trabajando con ellas y tenemos todas las esperanzas de lograr a corto plazo una solución (temporaria) al problema de la contaminación de nuestro suelo y nuestro agua.

Para quienes desean comenzar haciendo algo les sugerimos que no realicen campañas de recolección porque pronto se encontrarán con un importante volumen de pilas sin saber que hacer con ellas. Simplemente quien desee guardarlas puede hacerlo temporalmente en un frasco de vidrio bien tapado o de lo contrario (si su volumen es mayor) en recipientes de polietileno de alta densidad, bien tapados y al resguardo de los rayos ultravioleta (intemperismo).

Esperamos pronto estar en condiciones de completar estas recomendaciones para dar una primer solución (sólo desde lo tecnológico) a este problema. @






Principal | Staff | Vidriera Virtual | Buscador Temático | Ediciones Anteriores | Sitios Recomendados


Comuníquese con Nosotros Si tiene alguna duda o sugerencia,
comuníquese con nosotros!!!



© Copyright 2000, Multimedios Ambiente Ecológico
http://www.ambiente-ecologico.com / info@ambiente-ecologico.com