| Home | Editorial | Staff | Sumario | Buscador Temático | Ediciones Anteriores |
Edición 67 / Febrero del 2000   




2 de Febrero:
Día Mundial de los Humedales


Por Blgo. Manuel A. Ñique Álvarez
Corresponsal en el Perú del MAE
Escuela de Postgrado
Universidad Nacional de Trujillo
maniqueal@yahoo.com


Perú


     Seguramente hemos escuchado o tal vez participado hace muchos años en la caza de patos en un pantano o totoral, en paseos y recreo en una laguna (actualmente denominados humedales), lo que ahora ya no es posible porque son escasos o simplemente ya no hay tales cuerpos de agua. ¿Y por qué?. La respuesta es simple, se le tapó para dar paso a construcciones como granjas, casas, carreteras u otra obra civil. En otros casos desecados mediante drenajes para realizar actividad agrícola o convertido en deposito de desagües domésticos, industriales y de la minera.

     ¿Pero quiénes fueron directamente afectados la destrucción de los humedales?. Los "Pescadores de Huanchaco" "Totoreros" o "Estereros", grupos humanos rurales ignorados que veían que sus pozas donde sacaban la materia prima para la confección de caballito de totora, esteras, chipas, u otro objeto artesanal, eran enterradas o secadas, sin poder reclamar a pesar de su contribución a la economía y ver mermados único medio para satisfacer sus necesidades básicas de subsistencia.

     También hay que preguntarse, ¿por qué se permitió?. El común de las personas todavía considera que: "son áreas que no valen para nada", "son pantanos sin ninguna aptitud de uso", "son lugares para que se críen zancudos".

     Con el transcurrir de los años la comunidad científica se ha dado cuenta, que dichos cuerpos de agua denominados humedales son de gran valor y útiles para el hombre y su subsistencia. Si se alteran los humedales, sin antes tomar en consideración su valor integral, la población local podría sufrir de inmediato las consecuencias negativas.

     En relación a la importancia de los humedales como ecosistemas productivos que pueden jugar un papel central en las estrategias de desarrollo socioeconómico sostenible, recordemos que algunos peces que consumimos dependen de los humedales en alguna etapa de su ciclo de vida, en tanto que millones de cabezas de ganado y de herbívoros silvestres se alimentan del pasto que crece en llanuras de inundación.

     Cuantificar la pérdida de humedales es difícil porque se desconoce la superficie total de los humedales del mundo. En los Estados Unidos se han destruido unos 87 millones de hectáreas de Humedales, es decir, el 54 por ciento de los que existían originalmente, para dedicar las tierras a la producción agropecuaria. En Filipinas se destruyeron unas 300.000 hectáreas de manglares (el 67 por ciento del total), en el período 1920 y 1980 según estudios de la IUCN.


Importancia de los Humedales

     Según anota Barbier de la IUCN la importancia de los humedales ha variado con el tiempo. En el período carbonífero, es decir, hace 350 millones de años, cuando predominaban los ambientes pantanosos, los humedales produjeron y conservaron muchos combustibles fósiles (carbón y petróleo) de los que hoy dependemos. Más tarde, los humedales situados a orillas de los grandes ríos del mundo, con inclusión del Tigris, el Éufrates, el Níger, el Nilo, el Indo y el Mekong, nutrieron a las grandes civilizaciones de la historia. Estos humedales aportaron pescado, agua de beber, tierras de pastoreo, vías de transporte, y como ocupaban un lugar central en la mitología, el arte y la religión, llegaron a formar parte integrante de la vida cultural de los primeros pueblos.

     Según la historiadora María Rostorowski en el continente americano desde antes de las culturas Preincas, aproximadamente 2.000 años a.C., los valles de los ríos y las llanuras la costa peruana han sido las áreas de concentración de las poblaciones humanas y, los pantanos, ciénagas y lagunas tuvieron gran importancia en la economía Yunga y fueron múltiples sus aprovechamientos; el primer recurso contemplado son los "juncos" y "eneas" ("ineas"), los que fueron usados para construir viviendas, confección de petates y esteras de uso doméstico, fabricar cajas para guardar toda clase de objetos y lo más importante es la construcción de embarcaciones hechas de totora que les permitía pescar en alta mar, el segundo recurso proporcionado por estos ecosistemas acuáticos fue la caza de aves acuáticas y la recolección de sus huevos y por último la pesca, cuando todavía no se conocía la fabricación de los "caballitos de totora".

     El progreso del conocimiento científico de los humedales ha puesto en evidencia los bienes y servicios de los humedales. Los humedales han sido descritos a la vez como los riñones del mundo, a causa de las funciones que pueden desempeñar en los ciclos hidrológicos y biogeoquímicos, y como supermercados biológicos, en razón de las extensas redes alimentarias y la rica diversidad biológica que sustentan.


¿Qué a hecho el Perú para conservar los humedales?

     En el Perú no tenemos grandes humedales, excepto los grandes lagos como Junín y el Titicaca y la mayoría son relativamente pequeños o de mediana extensión, así en el vasto territorio nacional existen 4.500 ha de manglares, 12.000 lagos y lagunas, además de los pantanos, turberas, aguajales y cochas que sumados llegan a cinco millones de hectáreas, alrededor de los cuales se establecen poblaciones humanas que desarrollan actividades agrícolas, de pastoreo, de caza y pesca artesanal. En la mayoría de casos, estas actividades no repercuten desfavorablemente sobre los humedales. Sin embargo a través de la ampliación del área urbana y la frontera agrícola, se vienen perdiendo grandes extensiones de humedales.

     Así, en áreas aledañas al Santuario de Mejía (Arequipa) se ha perdido en los últimos años 3.000 ha de humedales. La laguna Pucchún (Camaná, Arequipa) ha sido totalmente desecada, perdiéndose cerca de 5.000 ha de humedales, además por efecto del crecimiento normal de la población y los procesos migratorios hacia la costa se han originado invasiones en áreas periféricas a las ciudades, en muchas de las cuales, además de terrenos de cultivos, existen humedales que han sido desecados o enterrados para ser urbanizados. Este es el caso de los Pantanos de Villa (Chorrillos, Lima) que tuvo cerca de 5.000 ha de humedales y actualmente se ha reducido a no más de 300 ha a pesar de ser una Zona Reservada.

     Además, por citar otros caso notables, en Trujillo están seriamente amenazados los Balzares de Huanchaco a pesar de ser un Área de Conservación Regional; los Humedales de Moche (Choc-Choc, Huartaco) que se han constituido en depósito final de evacuaciones domésticas; el Lago de Junín que está contaminado por relaves mineros, los humedales de Villa María en Chimbote que reciben descargas domésticas y corren el peligro de ser totalmente ser cubiertas para dar paso a la urbanización y los cientos de aguajales y "cochas" en la amazonia afectadas por la actividad petrolera.

     La preocupación mundial por conservar los humedales se vió favorecida con la conformación de la Convención Ramsar. Nuestro país el 28 de agosto de 1986 suscribió tal convenio y el 26 de noviembre de 1991, el Congreso de la República, mediante Resolución Legislativa Nº 25353, ratificó la suscripción como País Signatario de la Convención Ramsar, habiendo incluido a la fecha 7 sitios en la lista de humedales de importancia internacional: el Santuario Nacional Lagunas de Mejía, la Reserva Nacional de Paracas, la Reserva Nacional Pacaya Samiria, la Reserva Nacional del Titicaca, la Reserva Nacional de Junín, el Santuario Nacional los Manglares de Tumbes y la Zona Reservada de los Pantanos de Villa lo que hace un total de 2.932.059 ha. Para nuestra satisfacción existe la propuesta para que el Balzar de Huanchaco (Trujillo) sea incluída en la lista de la Convención de Ramsar.

     En esta perspectiva, el Instituto Nacional de Recursos Naturales, la Universidad Nacional Agraria La Molina, la Fundación Peruana para la Conservación de la Naturaleza, Humedales para las Américas y el Fondo Mundial para la Naturaleza aunaron esfuerzo y el año 1992 se estableció el Programa de Conservación y Desarrollo Sostenido de Humedales, Perú, bajo la dirección de notable profesional Víctor Pulido, este programa es apoyado por el Gobierno peruano y actúa a la vez como Comité Técnico ante la Convención Ramsar y ante la UICN. El Programa mediante la concertación de acciones, se orienta al desarrollo de las poblaciones locales, para contribuir al uso sostenible de los recursos naturales y la conservación de los humedales. Posteriormente el año 1996 el INRENA aprobó la Estrategia Nacional para la Conservación de los Humedales en el Perú.

     Conservar los humedales es una tarea titánica, que debe empezar por difundir a través de todos los medios posibles, sus beneficios y valores a través de programas de educación ambiental a fin de que la población cambie sus criterios respectos a los humedales y en otros casos les permitan conocer sus propiedades.

     Asimismo se requiere que INRENA, CONAM o Ministerio de Agricultura emita disposiciones legales específicas para la conservación de los humedales, realice un inventario de los mismos en el ámbito nacional y por su parte las autoridades locales tomen conciencia de la importancia de conservar los Humedales para el beneficio de las comunidades locales y consideren a éstos como áreas útiles en sus planes de desarrollo local y urbano.

     Además se hace necesario que el Ministerio de Educación incluya dentro de la currícula educativa de los centros educativos e institutos superiores temas sobre los humedales; además las universidades establezcan programas de investigación sobre aspectos ecológicos y sociales de los humedales con el apoyo del CONCYTEC y por su parte la sociedad civil como las ONGs podrían canalizar la cooperación internacional para establecer proyectos que propicien la conservación de los Humedales y el desarrollo social.

     En este día que celebramos, también merecen ser festejados los hombres de los totorales o "totoreros" que permiten demostrar la importancia y beneficios de los humedales y además guardan muchos conocimientos, heredado de sus ancestros, lo que les permiten hacer un uso sustentable de los humedales y que la ciencia todavía no ha descubierto.

     Finalmente, como manifiesta el Secretario General de la Convención sobre Humedales, ... invito a generar una compresión más amplia en el seno de las sociedades con respecto al tesoro que tiene ellas en sus humedales ya inscritos en las Lista de Ramsar y en aquellos que podrían inscribirse. Celebrar los humedales es celebrar la vida sobre la tierra, es celebrar el lazo invisible pero esencial que existe entre nosotros, los seres humanos, con el resto de ese fenómeno complejo y aparentemente único en el universo... @
¿Qué es un Humedal?

     Según la Convención Ramsar son "extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de agua, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluídas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros". Además establece que se consideran como parte de un humedal "sus zonas ribereñas o costeras adyacentes, así como las islas o extensiones de agua marina de una profundidad superior a los seis metros en marea baja cuando se encuentra dentro de un humedal".




Convención Ramsar o Convención sobre los Humedales

     Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas firmada el 2 de febrero de 1971 en la ciudad Ramsar, Irán, y entró en vigor en 1975.
     Esta convención es un tratado intergubernamental que ofrece un marco de referencia para la cooperación internacional en pro de la conservación y uso racional de los humedales del mundo y ha establecido una Lista de Humedales de Importancia Internacional.
     A la fecha a nivel mundial existen 1011 humedales inscritos en la lista de la Convención, cubriendo casi 80 millones de hectáreas en 117 países. Estos sitios van desde un ecosistema de manglar muy especial de una hectárea en Australia hasta el Sistema del Delta del Okabango en Botswana con 6.8 millones de hectáreas.




Tipos de Humedales

     Los humedales comprendidos en la definición de la Convención son muy diversos y se han identificado 31 grupos de humedales naturales y nueve artificiales. Estos se incluyen en cinco grandes sistemas:
  • Estuarios: Deltas, bancos fangosos y marismas.
  • Marinos: Litorales y arrecifes de coral.
  • Fluviales: Llanuras de inundación, bosques anegados y lagos de meandro.
  • Palustres: Pantanos, marismas y ciénagas.
  • Lacustres: Lagunas, lagos glaciales y lagos de cráteres de volcanes.




Beneficios de los humedales para las comunidades locales

     Las comunidades locales son beneficiadas por las zonas húmedas a través de sus funciones y valores que estos encierran.

Funciones:
    · Sirven de reserva de agua.
    · Sirven de reservorios que protegen de las trombas de agua y controlan las inundaciones.
    · Estabilizan las orillas y por lo tanto contribuyen a la disminución de la erosión.
    · Contribuyen a la descarga hacia acuíferos contribuyendo a mantener su nivel ó contribuyen a la surgencia de acuíferos.
    · Contribuyen a la purificación del agua mediante la retención de nutrientes, sedimentos y agentes contaminantes ("riñones del mundo") y a partir del estudio de esta función se ha generado la tecnología de Humedales construidos para el tratamiento de aguas.
    · Contribuyen a la estabilización del clima, atemperándolo.
Valores:
Algunos de los cuales son susceptibles de aprovechamiento económico:
    · Suministro de agua, y mantenimiento de su calidad y cantidad.
    · Producción pesquera.
    · Contribución agrícola mediante el mantenimiento de tablas de agua (zonas encharcadas de los arrozales).
    · Aportan zonas de pastoreo.
    · Producción de turba, madera de construcción y otros materiales vegetales.
    · Constituyen reservas de vida silvestre.
    · En ocasiones son zonas navegables y contribuyen al transporte.
    · Son zonas que ofrecen posibilidades de recreo y turismo.
     También las zonas húmedas aportan una importante contribución a la conservación diversidad biológica y al patrimonio cultural, paisajístico y de las tradiciones ligadas a las mismas como la pesca en caballito de totora y la artesanía.



| Home | Editorial | Staff | Sumario | Buscador Temático | Ediciones Anteriores |
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!