Convenio Internacional para
Prevenir la Contaminación por los Buques

(Convenio MARPOL 73/78)

Dr. Luis Reinaldo Fernández
Miembro del Consejo Editorial
lrf@ambiente-ecologico.com




     Nuestro país (Argentina) aprobó en 1992 el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (Convenio MARPOL 73/78), por ley N° 24.089, cuya ratificación, por parte de nuestra Cancillería y ante la Organización Marítima Internacional (OMI), se produjo el 31/08/93.

     A partir de allí, la República Argentina asumió las obligaciones generales que el artículo 1 del Convenio fija para las Partes, es decir el compromiso de cumplir las disposiciones del Convenio y de los Anexos por los que se esté obligado. Al respecto, cabe recordar que la Argentina ratificó el Convenio con todos sus anexos.


Las exigencias sobre instalaciones y servicios de recepción que fija cada uno de los Anexos para las Partes son:


Ley 24.093 (Ley de Puertos) y Decreto 769/83 (reglamentario de la misma)

     Art. 19 de la ley: En referencia a los puertos de los particulares, de uso público comerciales, indica que la reglamentación establecerá los servicios mínimos y esenciales que deben prestarse a los buques.

     En tanto que el art. 19 del Decreto, en relación a dichos servicios, establece que los titulares de los puertos deberán disponer lo necesario para que dentro del ámbito se provean servicios de recepción de residuos, achiques, limpieza de sentinas, de incendio y de deslastre de los buques tanqueros, como así también servicios de control de contaminación ambiental.


Reserva efectuada al depositar el instrumento de ratificación del Convenio MARPOL, conforme al texto de la ley 24.089.


     Como lo establece el artículo 4° de la ley 24.089, en el instrumento de ratificación de este Convenio se consignó expresamente: "La República Argentina hace reserva de que hasta tanto no disponga de las instalaciones exigidas por la Regla 10 del Anexo IV y por la Regla 7 del Anexo V, no podrá dar cumplimiento a las garantías que establecen dichas normas".

     Se aclara que la primera de dichas reglas se refiere a instalaciones de recepción de aguas sucias con capacidad adecuada, y la segunda a instalaciones de recepción de basuras con capacidad adecuada, habiendo transcurrido un lapso de seis años de tal declaración.

     Asimismo, la Resolución 21 (adoptada por la Conferencia Internacional sobre Contaminación del Mar, 1973) insta a los gobiernos a que tomen las medidas oportunas para facilitar a los buques instalaciones adecuadas de recepción de aguas sucias y basuras.

     La Autoridad de Aplicación de los Convenios Internacionales (MARPOL 73/78) es el Ministerio de Defensa a través de la Prefectura Naval Argentina.

     Los puertos y terminales de carga y descarga deberían contar con instalaciones y servicios de recepción con capacidad adecuada a fin de recibir los residuos de hidrocarburos y mezclas oleosas, lastres contaminados y aguas de lavado, sustancias nocivas líquidas, aguas sucias, residuos resultantes de las faenas domésticas de los buques, etc. Sin embargo, y a pesar de que existen algunos puertos que proveen este servicio, la mayoría no ha cumplido con este compromiso adquirido por nuestro país a nivel internacional (obligatorio para todos los puertos habilitados). @




  Volver Volver al Principio  
Si tiene alguna duda o sugerencia, comuníquese con nosotros!